Flamengo había recibido denuncias por las condiciones precarias de sus instalaciones

Informes de medios brasileños reportan que el club había hecho caso omiso de las denuncias hechas por las autoridades de aquel país debido a las condiciones del lugar donde se produjo el incendio el pasado viernes

Por: Pasion Fútbol

Un día después de la tragedia que mató a diez personas en la residencia de las categorías inferiores del Flamengo, medios brasileños revelaron que las autoridades brasileñas ya habían advertido al club de Río de Janeiro debido a las condiciones precarias en donde vivían los jóvenes futbolistas.

Según notas de los diarios Extra y O Globo, la Fiscalía de Río abrió un expediente en 2015 contra Flamengo por las condiciones en las que vivían los jugadores de las juveniles en el Centro de Entrenamientos, Ninho do Urubu -"Nido del Buitre"-. Las consideraban "inferiores a un reformatorio", según los documentos.

Dichas instalaciones eran contenedores adaptados. Los chicos debían guardar su ropa en sus mochilas, debido a la falta de armarios. Además, sólo había tres baños para 27 jugadores. Sumado a la precariedad social, ni siquiera había educadores o monitores en el lugar.

Por tal motivo, según revelaron los medios citados, Flamengo fue multado 31 veces y el Ayundamiento de Río de Janeiro había ordenado que todo el predio fuera cerrado, pero el propio club no cumplió con lo ordenado.

El Centro de Entrenamientos Ninho do Urubu fue construido en diferentes fases, la última inaugurada en diciembre de 2018, aunque el área de la residencia de los jugadores era la que faltaba para terminar la obra. Por eso, no tenía licencia de la Protección Civil y Bomberos. Además, según el Registro de la Propiedad, el lugar figuraba como un aparcamiento y no como un área de residencias.

Más noticias de BRASILEIRAO