Milinkovic-Savic y Correa le dan el título de la Copa Italia a Lazio sobre Atalanta

El serbio y el argentino convirtieron los goles del triunfo en la final ante Atalanta

Por: Hugo Avalos

Lazio se quedó con la Copa Italia. En la final disputada en el Estadio Olímpico, le ganó a Atalanta por 2-0 gracias a los goles de Sergej Milinkovic-Savic y Joaquín Correa. En los de Bérgamo, fueron titulares los sudamericanos Duvan Zapata, Alejandro Papu Gómez y José Luis Palomino.

La final quedará en el recuerdo de los hinchas de las Águilas, pero sólo por la consagración. En cuanto al juego, muy poco para rescatar. Lo ganó el equipo de la capital italiana porque Simone Inzaghi quiso ganarlo y metió un cambio decisivo en la segunda parte.

El partido nunca pudo arrancar. Pese a que Lazio comenzó mejor con algunas aproximaciones, el juego pasó mucho por la mitad de la cancha, sin dinámica, sin ideas y fue ganando en intensidad. Pero esa intensidad, fue convirtiéndose en fricción, patadas, demasiadas infracciones y un juego demasiado pausado.

La más clara del primer tiempo fue para los de Bérgamo. Una triple ocasión tras una pelota parada donde Zapata la tuvo sobre el final, pero su cabezazo se fue afuera. Después no pasó mucho más.

En la segunda parte, el partido siguió con el elevado nivel de intensidad. El árbitro Luca Banti dejó pegar de más y ni siquiera hizo uso de las tarjetas para poner las cosas en su lugar. En cuanto al juego, poco. Demasiado poco para una final que prometía más.

Inzaghi fue más ambicioso y puso al jugador que necesitaba para cambiar esta historia: Milinkovic-Savic. El serbio, a falta de poco menos de diez minutos, aprovechó un córner y le ganó a su marcador para poner el 1-0, de cabeza.

Sólo la pelota parada podía romper el partido. A partir de allí, Gasperini trató de cambiar la historia con tres cambios, incluida la salida de un Duvan Zapata, de flojo partido, pero que en este tipo de partidos, merecía seguir en cancha.

Atalanta buscó el empate como sea. Pero, de una pelota parada a favor, llegó una corrida memorable de Joaquín Correa, que dejó en el camino a cuanto jugador contrario fue encontrando, y definió para el 2-0. Delirio para los fanáticos de Lazio y sentencia para lograr el título de la Copa Italia.

Más noticias de CALCIO