Cristiano, frustrado y solo

Cristiano, frustrado y solo

El astro portugués abrió el marcador contra el Verona, pero el equipo notó las múltiples bajas. En el descanso recriminó al árbitro las continuas interrupciones.

Por:  AS

Partido de la Juventus, gol de Cristiano Ronaldo. Por rutinario no deja de ser abrumador. CR7 no ceja en su empeño por hacerse con uno de los pocos trofeos que le faltan, el de capocanonniere del Calcio y el choque ante el Hellas Verona supuso un paso más en su carrera con Lukaku. El portugués abría el marcador tras un gran movimiento de Chiesa dentro del área. Remate fuera del alcance de Silvestri, decimonoveno gol del curso en la Serie A (dos por delante de su homónimo del Inter) y el número 47 en los últimos 47 partidos. No fue el mejor de sus partidos, pero como relata 'La Gazzetta dello Sport', "el gol que adelanta a la Juventus es siempre suyo: imprescindible". Sin embargo, estuvo demasiado solo.

A pesar del tanto, no salió CR7 especialmente contento del Marcantonio Bentegodi porque, por encima de todo, es un ganador y la Vecchia Signora vio cómo Barak ponía el definitivo 1-1 final en el ecuador de la segunda parte. Mucho tropiezo en un equipo diseñado para triturar la Serie A, la cual comanda perenne desde la 2011-12, gracias a sus nueve Scudetti consecutivos. Pero tras el enésimo traspié de la temporada, el Inter ya marcha a siete puntos, que podrían ser diez si gana este domingo al Genoa.

Sin Morata, baja por haber contraído el citomegalovirus, el '7' tampoco contar con Dybala, lesionado. Ni siquiera con un Arthur, también tocado, que es el centrocampista que conecta con mayor facilidad con el frente de ataque bianconero. Sus acompañanes, Kulusevski y Chiesa, si bien no desentonan, especialmente el segundo que fue de los mejores del choque, no absorben el peso ofensivo como sí hacen el delantero español (segundo máximo goleador del equipo con 13 goles) o el mediapunta argentino. Ello dejó a Cristiano solo frente al entramado defensivo liderado por un seguro y contundente Magnani. Aún así, el atacante lo intentó, pero de sus siete disparos, cuatro fueron bloqueados por la defensa rival, como recoge Sofocare. Buena muestra de lo acompañado que estuvo toda la noche, aunque su compañía fuera la defensa rival...

La frustración de Cristiano: "Deja jugar un poco, no pites siempre"

Ivan Juric planteó un choque duro, italiano, con múltiples interrupciones que desquició, especialmente en la primera parte, a Cristiano, como se pudo comprobar en el descanso. De camino a los vetuarios, CR7 se dirigió a Fabio Maresca, colegiado del encuentro, cansado de los incesantes parones de juego. "Deja jugar un poco más, no pites siempre", le dijo un Cristiano visiblemente molesto con el devenir del encuentro, por entonces empatado a cero. Apenas tres minutos después del refrigerio explotó de alegría con el gol, pero con el paso de los minutos volvieron a apagarse tanto el astro portugués como la Juventus, desembocando en un empate final que de poco sirve a a los de Andrea Pirlo.

Tras el encuentro, Magnani, némesis particular de Cristiano este sábado, reconoció que las interrupciones fueron, quizá, excesivas: "Comentábamos que el juego se paraba con demasiada frecuencia". Eso sí, definió a la perfección el choque realizado por los Gialloblu: "Un partido duro, complicado, dividido y jugado con espíritu competitivo". La alegría final del central reflejaba la sensación de haber realizado un buen trabajo, un sentir opuesto al de un Ronaldo que se marchó rabioso tras estar demasiado solo...

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias