El Atlético recupera sensaciones goleando al Eibar

El Atlético recupera sensaciones goleando al Eibar

Exhibiciones de Correa, que desatascó el partido con un doblete en la primera mitad, de Carrasco y de Llorente. Vuelven a la senda de la victoria dos jornadas después y hunden un poco más a los armeros

Goleada balsámica para el Atlético de Madrid. Necesaria para encarar un final de liga que se presenta apretado. Los del Cholo golearon al Eibar, recuperaron el olfato goleador y seguirán una semana más en lo más alto de la tabla. La resistencia del Eibar duró 40 minutos. Lo que tardó Correa en vapulear a los armeros con un doblete clave para desatascar el choque. En la segunda parte se lo pasaron bien los colchoneros. Mientras tanto, los de Mendilibar se hunden en el pozo.

Wanda Metropolitano

Llegaban al Wanda tras más de tres meses sin ganar. Un total de 13 partidos donde siempre habían encajado. Pero lo que parecía un caramelo para el Atlético de Madrid se empezaba a atragantar con el paso de los minutos. Apenas un par de aproximaciones sin nada de peligro. Incluso se pudo adelantar el conjunto armero con una llegada de Kévin Rodrigues que no llegó al centro lateral por milímetros. Oblak estaba vendido dentro del área pequeña.

A los de Simeone les aparecía el mismo problema de las últimas jornadas. Les costaba generar ocasiones. El entramado defensivo de Mendilibar obligó a los colchoneros a empezar a probar de fuera pero todos los intentos terminaban en las manos de un Dmitrovic que tampoco tenía que hacer mucho esfuerzo.

Conjura de la plantilla del Barça para ganar el doblete

Pero el Atlético siempre tiene una arma guardada. El balón parado. Ese que dejó en bandeja la liga en 2014. Apareció de nuevo para sacar del apuro a los del Cholo a cinco minutos del descanso. Herrera peinó en el primer palo para la llegada en el segundo de Savic y Correa. Fue el delantero argentino el encargado de empujar el balón.

Sin poderse recuperar del golpe, el Eibar encajó el segundo a los dos minutos. Un pase de más de 40 metros de Herrera lo bajó Lodi, para combinar con Carrasco y el centro del belga lo enganchó Correa que destrozó a su marca con una ruleta y el disparo para dentro. Un auténtico golazo para dejar prácticamente finiquitado el choque.

En el segundo tiempo el Eibar se convirtió en un juguete para el Atlético de Madrid. Pasaron por encima, sin freno. Cada gol era una inyección más de moral para los del Wanda Metropolitano. Salió en tromba el conjunto rojiblanco que a los tres minutos tras el asueto ya había anotado el tercero. Carrasco encontró el agujero entre centrales para superar a Dmitrovic con un caño y marcar a placer el tercero.

Remató la faena un Marcos Llorente que, cuatro minutos después, llegaba desde segunda línea para poner el cuarto y que a 20 minutos del final se adjudicaba la manita. Murió allí el partido con un Mendilibar que reservó sus mejores piezas para un final de temporada que pinta mal, muy mal para los armeros. En cambio, el Atlético, mira el futuro con optimismo. No es para menos.

Con Informacióin de Sport

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias