Gignac y Funes Mori reescribieron los libros del futbol regio y quieren más.

GOLPE A LA HISTORIA

Depredadores del gol, el terror de los arqueros y dueños de su destino. Gignac y Funes Mori reescribieron los libros del futbol regio y quieren más.

Por:  ONCE

Distintos, pero demasiado iguales. Es difícil no compararlos, sobre todo, cuando son tan parecidos. André-Pierre Gignac (148 goles) y Rogelio Funes Mori (121) cambiaron la historia de Tigres y Rayados, respectivamente. Los dos extranjeros llegaron prácticamente juntos, como grandes apuestas y con la obligación de rendir. ¿Qué pasó? Pagaron su deuda con creces y ya son parte de los libros eternos de cada institución. Mientras compiten por ver quién es el mejor, también se llenan de flores mutuamente.

Los clubes regios están viviendo un momento único en la historia. Lejos quedó aquella época de vacas flacas, donde la máxima alegría era ganarle al clásico rival y las cuentas quedaban saldadas. Estos dos depredadores del gol lo cambiaron todo.

Sus caminos transitan tan cerca que llegaron al mismo tiempo a la ciudad: ambos lo hicieron para el Apertura 2015, con la diferencia de que uno pisó la ciudad con todos los flashes, como sucedió con el francés que venía del Marsella; y el otro en medio del debate si era un jugador para Rayados o no. Sin embargo, el argentino tuvo la bendición de Daniel Passarella, que tan equivocado no estaba cuando le dijo que le iba a ir muy bien.

Continuando con las coincidencias, los dos necesitaron apenas un par de partidos para comenzar a reescribir la historia en sus respectivos equipos. Esa que aún no parece estar ni cerca de tener un final, y la que necesitará agregar hojas a un libro que tiene mil capítulos.

Es cierto, rápidamente comenzaron las comparaciones. Porque Gignac fue campeón en su primer torneo, mientras que Funes Mori se quedó con las ganas. Los goles no paraban en ninguno de los dos matones, pero el que seguía levantando trofeos era el francés, que alzaba una Liga tras otra, mientras tachaba objetivos en la carrera por convertirse en goleador del club y del futbol regiomontano.

El Mellizo también tendría su graduación. Después de tanta crítica porque no aparecía en instancias decisivas, tuvo su broche de oro en aquella Final del Apertura 2019, con un golazo de chilena en el BBVA, otro en el Azteca y asegurando también su penal. Completo. En el medio, Gignac ya había sumado tres Ligas en el bolsillo, con una eliminación a Monterrey de la Liguilla siendo figura estelar, y tenía media ciudad en el bolsillo. La otra mitad iba por Rogelio.

El argentino nunca aflojó. Solo faltaba coronar cada uno de los buenos torneos que tenía con la número 7 en la espalda y esa Final con América fue su redención. Apenas una probadita de lo que vendría después...

HOMBRES RÉCORD

Tuvo que pasar mucho tiempo para que las históricas leyendas de ambos clubes vean como otro jugador rompía sus marcas. Lejos quedaron Bahía, Barbadillo, Gaitán o hasta el propio Tomás Boy. Rogelio Funes Mori André-Pierre Gignac se encargaron de colocarse bien arriba, a tal punto de quedarse con la lucha mano a mano por el primer y segundo puesto del matón de la ciudad.

El francés pasó uno por uno a los ídolos de Tigres. Primero se metió en el top ten, superando a Gasparini, al Alacrán Jiménez y al Cuqui Silvera. Futbolistas que, con una cuota goleadora baja, forman parte de la tabla histórica del club. Un poco más cerca en el tiempo, pasó a Barbadillo, Gaitán y al interminable Tomás Boy. El francés dejó atrás al Jefe en el inolvidable duelo ante Pumas, en el Apertura 2019. Solo quedaba una víctima, aunque con otros colores: Humberto Suazo. Y por él iría el Mellizo.

Funes Mori de a poco se despegó de Dorlan Pabón, el otro que también venía con muchos goles en su espalda. Al Avioncito Bahía lo bajó, y ahí se empezó a especular con la chance de que el argentino se convierta en el máximo goleador de Rayados.

En el medio, Gignac ya se había colocado en la cima de anotadores del futbol regio. A tal punto que está a solo dos goles de los 150, una marca impensada en algún otro momento. Pero estos dos goleadores llegaron para cambiarlo todo.

Rogelio tampoco tardó mucho en rebasar al chileno: en noviembre de 2019 pasó a Bahía y un año y medio después hizo lo mismo con el Chupete. La noche histórica ante el Atlético de San Luis quedará en el recuerdo como el día que el reinado empezó a cambiar de dueño en Monterrey. Un recuerdo tan inmortalizado como el festejo tapándose los oídos, igual que lo hacía el delantero andino... Ah, logró todo esto sin tener ni un campeón de goleo. Funes Mori y Suazo tienen 121 cada uno. Por ahora.

LA MADUREZ DE LOS GRANDES

Los ídolos son así, saben llevarse bien y respetarse. Coincidieron varias veces y fueron innumerables las ocasiones en las que se tiraron flores. La más recordada sucedió en la premiación de la Liga MX de la temporada 2018/19, donde se juntaron los grandes goleadores y hasta se sacaron fotos juntos. Ambos se llevaron premios: Gignac se alzó con el de máximo goleador y el mejor delantero, mientras que Funes Mori hizo el de mejor gol, la chilena espectacular. Todos contentos.

"Para mí Gignac es el mejor jugador de la Liga", dijo Rogelio en aquel momento. "No entiendo por qué la gente no está contenta con un delantero que ha metido casi 100 goles en el mismo tiempo que yo, llegamos al mismo tiempo", devolvió André unos meses después, cuando el Mellizo era criticado por su momento con Rayados.

"Seguimos compitiendo en todos los aspectos Tigres y Rayados", comentó Dedé en aquel 2019. Mientras ellos sigan jugando, el futbol regio tendrá de donde agarrarse para inflar el pecho de orgullo y continuar gritando goles.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias