Josep Maria Bartomeu fue detenido en horas de la mañana

La cronología del Barçagate, desde el inicio de la trama hasta la aparición de los MossosBARÇA

El 17 de febrero del 2020 la 'Cadena Ser' destapó la supuesta contratación irregular de I3 Ventures para la gestión de diversas cuentas en las redes sociales.

Por:  La Vanguardia

Hace poco más de un año, el 17 de febrero del 2020, la Cadena Ser destapó el llamado Barçagate, una trama que este lunes ha vivido un nuevo capítulo con la detención de la excúpula del Barça, entre ellos el expresidente Josep Maria Bartomeu.

La contratación de la empresa I3 Ventures en 2017 para gestionar varias cuentas en las redes sociales está siendo investigada en el juzgado número 13 de Barcelona por posibles delitos de administración desleal y corrupción entre particulares.

El alto coste de 1 millón de euros pagado a la empresa con sede en Uruguay, que podría estar muy por encima del valor de mercado, y los mensajes difamatorios contra diferentes opositores de la directiva y algunos jugadores de la plantilla, como Leo Messi y Gerard Piqué, provocaron una grave crisis interna en la entidad culé.

El 19 de febrero los directivos ajenos a la operación pidieron explicaciones al presidente en el marco de una Comisión Delegada, pero fue dos días después, el 21 de febrero, cuando en una reunión informal se tomó la decisión de llevar a cabo una auditoría interna, a cargo de Price Waterhouse Coopers (PwC), y la suspensión de empleo y sueldo hasta las conclusiones de la investigación de Jaume Masferrer, entonces director del área de presidencia y mano derecha de Bartomeu.

El expresidente siempre negó públicamente la existencia de cuentas en las redes sociales que difamaran a opositores y jugadores.

La afición barcelonista, que ya había expresado anteriormente su descontento con la directiva, mostró su enfado en el partido del Barça contra el Eibar en el Camp Nou, del 22 de febrero del 2020, con gritos de "Bartomeu dimisión". Fue el penúltimo partido con espectadores en el estadio barcelonista antes del estallido de la pandemia.

A la espera de conocer los resultados de la auditoría, que se demoró más de lo habitual, el ocho de abril Bartomeu pidió que abandonaran el cargo por sus discrepancias cuatro directivos, que posteriormente fueron seis. 

Todos ellos dimitieron en bloque al estar en desacuerdo con "los criterios y las formas de gestión del club ante los importantes retos de futuro", además del "desafortunado episodio de las redes sociales, conocido como ‘Barçagate’" del que fueron "conocedores a través de la prensa".

Enrique Tombas, Silvio Elías, Josep PontMaria Teixidor, Jordi Calsamiglia fueron los directivos que abandonaron el club además de Emili Rousaud, que pocos meses antes había sido escogido como el sucesor del presidente en unas futuras elecciones. El exvicepresidente reconoció que se había sentido "traicionado" por Bartomeu e incluso insinuó la existencia de corrupción al ser preguntado en una entrevista en RAC1 sobre si alguien había metido la mano en la caja. 

El Barça amenazó unos días después con emprender acciones legales contra Rousaud. Ambas partes fueron llamadas a un acto de conciliación en los tribunales el 21 de julio, pero no se llegó a un acuerdo.

"No estoy arrepentido que lo que hice, es una cuestión de coherencia personal y me consta que los cinco compañeros que también dimitieron tampoco lo están", indicó Rousaud en octubre aunque lamentando sus "formas". Rousaud se presentó posteriormente como precandidato a las elecciones, pero no consiguió las firmas necesarias.

Una de los aspectos que está siendo investigado del contrato con I3 Ventures es la fragmentación de la factura en seis partes, cada una de menos 200.000 euros y a seis empresas distintas, para que pudiera pasar los controles del club.

En este sentido, el 5 de junio del 2020 Noelia Romero, que era compliance officer del club, encargada de supervisar que no haya delitos internos, fue suspendida durante 23 días de empleo y sueldo  y posteriormente despedida por no acudir a las oficinas del club el día que los Mossos d'Esquadra se presentaron en las instalaciones azulgranas por primera vez.

Fue en esos días, concretamente el 17 de junio, cuando la juez del Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona, Adriana Gil, admitió a trámite la denuncia de la plataforma Dignitat Blaugrana, presentada el 21 de abril, por presunta administración desleal y corrupción entre particulares. Una semana después las fuerzas policiales entraron en las oficinas del club y, entre otros aspectos, solicitaron los resultados de la auditoría. 

Las conclusiones de las auditoría se hicieron públicas por parte del club el 6 de julio. La directiva destacó que "no se encargó ninguna campaña difamatoria hacia nadie", "no existió ninguna conducta corrupta" y "el valor de los servicios objeto del proyecto contratado estaban dentro de un rango de precio de mercado".

Únicamente lamentaron que "no se cumplieron con los protocolos de aprobación internos del club" aunque la junta directiva estaba informada en "varias ocasiones" del proyecto.

De este modo,  el caso del Barçagate quedó cerrado de manera interna. Sin embargo, las dudas con la gestión del club se sumaron con la posible salida de Messi en verano. La situación propició que el socio  y posterior precandidato Jordi Farré iniciara los trámites para emprender un voto de censura que finalmente logró el número de firmas necesarias el 8 de octubre.

Antes de ser sometidos a la opinión de los socios, Bartomeu y su junta directiva presentaron la dimisión el 27 de octubre. La Junta Gestora, tras varias semanas de incertidumbre por la pandemia, convocó finalmente los comicios para el próximo 7 de marzo. 

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias