Liga MX debería de existir un reglamento contra la discriminación

Liga de MX en la polémica porque no ha podido avanzar en este importante asunto

Muchos son los actos de racismos que se han visto a lo largo de la historia del balompié azteca. La Liga MX se encuentra bastante alejada de las fuertes sanciones contra el racismo que impone en Europa. La UEFA impone un castigo de 10 partidos de suspensión, así como la cancelación de los partidos y si es necesario debido al acto de racismo cometido, hasta expulsión de los equipos de competencias europeas.

La Liga de México se encuentra entre los 10 mejores torneos del mundo, pero con un gran detalle que aún no se corrige, el tema de racismo. Y en el Estadio Alfonso Lastras se vivió un nuevo episodio de presunta discriminación, a un jugador de Santos, el defensa ecuatoriano Félix Torres, el cual recibió insultos discriminatorios de parte de algunos integrantes del Atlético de San Luis.

En Santos denuncian actos discriminatorios sobre Félix Torres

Mikel Arriola, presidente del torneo mexicano, indicó que se investigarán los hechos ocurridos este pasado jueves en el partido correspondiente a la jornada 7 y en caso de encontrar al o los responsables de las ofensas racistas se aplicará una sanción.

Las faltas están tipificadas en el Código de Ética de la Liga MX y podrían ser las siguientes de acuerdo al apéndice III, artículo 2:

“El que cometa una infracción por racismo o discriminación será suspendido por un mínimo de cinco partidos en todas las categorías. Además, la Comisión Disciplinaria prohibirá al infractor el acceso al Estadio y adicionalmente se le impondrá una multa que puede ir de tres mil 750 a seis mil UMAS (de 336 mil 75 a 537 mil 720 pesos) para jugadores, integrantes del cuerpo técnico, árbitros y comisario. Para oficiales y directivos se impondrá una sanción consistente en una multa que puede ir de cinco mil 600 a ocho mil UMAS (501 mil 872 a 716 mil 960 pesos)".

A pesar que exista este código, la Liga MX o cuenta con un reglamento como la que tiene la UEFA, en la cual existen medidas más fuertes en contra del que realice actos discriminatorios, en el cual incluye, jugadores, parte del cuerpo técnico o incluso aficionados,

“Por parte de los espectadores: cierre parcial del estadio con la primera ofensa y cierre total del estadio con la segunda ofensa, además de una multa de 50.000 euros”, indica las páginas de la UEFA.

Mientras que en México se establece un mínimo de cinco compromisos para los infractores, en Europa se tiene “un mínimo de diez partidos de sanción”.

El fútbol europeo se unió en contra del racismo y para lograrlo: “Los Estatutos de la UEFA establecen que uno de sus objetivos clave es promover el futbol por toda Europa en un espíritu de paz, entendimiento y juego limpio, y sin discriminación de ningún tipo”.

En la UEFA no se tiene distinción y los castigos son más estrictos cuando se trata de aficionados.

“Los árbitros deben detener, suspender temporalmente o incluso dar por finalizado un partido si se producen incidentes racistas. Según los tres pasos propuestos por la UEFA, el partido primero se interrumpirá y se emitirán las pertinentes advertencias por megafonía. De continuar el problema, en segundo lugar, el juego se suspenderá durante un periodo de tiempo determinado. En tercer lugar, tras efectuar la necesaria coordinación con las fuerzas de seguridad, el partido se dará por terminado si el comportamiento racista no cesa. En tal caso, el equipo responsable perderá el encuentro”.

Félix Torres dio la cara y afirmó haber sido víctima de racismo

“Clubes y federaciones nacionales están obligados a llevar a cabo programas de concienciación para combatir el racismo. Además, las sanciones disciplinarias aplicadas a toda conducta racista deben ir acompañadas de tales programas de concienciación, que las organizaciones antirracistas pueden ayudar a impartir. La educación contribuirá a abordar el problema, tanto en el fútbol como en la sociedad en general”, sentencia el texto.

Medidas más estrictas pueden llegar a la expulsión del equipo de una competencia europea o la inhabilitación para participar en la misma en ediciones consecuentes si se presentan actos racistas en el estadio del equipo.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias