Erling Haaland del Borussia Dortmund

Los equipos españoles están lejos de poder ganar la Champions

OPINIÓN - Analizamos la razón por la que los equipos españoles están muy lejos de volver a ganar la Champions League.

Por:  FIchajes

El fútbol está viviendo una evolución constante a nivel táctico. Las directrices y parámetros que veíamos hace cinco años no son los mismos que dominan el balompié actual a nivel europeo. Por lo que, al mismo tiempo, todos los equipos tienen que dar ese siguiente paso para poder seguir en la élite y competir por las coronas. Y, si no sigues ese proceso o dejar que te supere, te terminarás estancando y sufriendo golpes cuando te toque jugar entre semana en los escenarios más grandes del continente.

España, como competición y a nivel de clubes, está viviendo ese proceso de estancamiento, alejándose de las formas que hoy están dominando en la UEFA Champions League y perdiendo escalones en la valoración de la mayoría como un campeonato de primera categoría.

Como si las dos últimas temporadas no fueran prueba suficiente, la actual edición de la Champions League ha servido como prueba de que los clubes españoles están lejos de los mejores de Europa en la actualidad.

La derrota del FC Barcelona ante el PSG en el Camp Nou, la caída del Sevilla ante un alicaído Borussia Dortmund en el Ramón Sánchez Pizjuan y la paupérrima fase de grupos del Real Madrid ante rivales inferiores son solo tres consignas que demuestran que, hoy por hoy, España está lejos de ser la que dominaba Europa, como lo hicieron estos tres mismos equipos en las competiciones más importantes a nivel de clubes en el mundo.

¿Por qué los clubes españoles ya no compiten por ganar en la Champions?

El ritmo con el que se juega en España es mucho más lento, pausado para que pasen muchas menos cosas. Pero, en la Champions League, se están imponiendo equipos que son capaces de dinamitar el partido en segundos y que no necesitan dominar para sentirse superiores a sus rivales con el pasar de los minutos. El estilo español hoy es arrasado en Europa, que tiene tendencias más cercanas a lo que se ve cada fin de semana en la Premier League y la Bundesliga.

Otro punto a destacar es que, a nivel individual, los equipos españoles están cada vez más lejos de las potencias. Lionel Messi, Gerard Piqué, Sergio Ramos, Toni Kroos, Luka Modric, Luis Suárez y compañía siguen siendo de los mejores jugadores del mundo en su posición pero, a nivel de ritmo e intensidad, se han visto superados por una nueva oleada de velocistas físicos que te destrozan ante la mínima duda.

No es casualidad que, en solo cuestión de horas, Erling Braut Haaland y Kylian Mbappé destrozaran a dos de los mejores equipos de España sin la necesidad de tener un colectivo tan potente a sus espaldas (PSG con muchas bajas y el Dortmund con una dinámica negativa alarmante). El futuro dio un golpe de efecto al país que venía de dominar una década completa en la Champions.

Pese a que todavía Real Madrid y Atlético de Madrid tienen que jugar su eliminatorias, los dos equipos de la capital no están en condiciones para competir por el título de la Champions League. Y que el actual campeón y actual líder de La Liga no puedan competir ante Bayern de Múnich, Manchester City, Liverpool y PSG, es una demostración más de que España está estancada y que sus clubes están lejos de los mejores del continente.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias