Un Madrid sin españoles

Un Madrid sin españoles

Ramos, Lucas Vázquez, Isco y Mariano pueden dejar el club en verano. Si se van, la entidad está en riesgo de no cubrir el cupo mínimo que exige la UEFA para la Champions...

Por:  AS

A más de uno le chocó la alineación de Luis Enrique contra Georgia la semana pasada. Ni un futbolista del Real Madrid en el once de la Selección cinco años y medio después de la última vez que sucedió algo así. No fue una coincidencia. Si la década pasada fue la de la españolización del Real Madrid en esta el club va camino de circular precisamente en sentido contrario.

Ahora mismo tiene abiertos frentes de salida con tres futbolistas nacidos en nuestro país (el capitán Sergio Ramos, Lucas Vázquez e Isco, todos internacionales por cierto) y a otro, Mariano, se le lleva poniendo en el mercado desde hace casi dos años. La situación de Ramos se ha complicado incluso más, al romperse precisamente con la Selección y de manera controvertida. 

Si todos salen, el Madrid se quedaría con apenas cuatro futbolistas nacidos en España: Carvajal, Asensio, Nacho y Odriozola. Una situación que le complicaría sobremanera a la entidad cubrir la cuota de ocho jugadores 'nacionales'...

Es una sangría de talentos españoles que ha ido acentuándose. Desde el fichaje del malagueño Brahim en enero de 2019 el club ha firmado ocho futbolistas más y todos fueron extranjeros. Hazard, Jovic, Mendy, Militao, Rodrygo, Reinier, Kubo y Areola por un valor total de 330 millones de euros. Futuro adquirido fuera. Mientras, el club sigue enzarzado en esa espinosa renovación de Ramos y a Lucas, canterano, multiusos y de amplia trayectoria en el primer equipo, casi se le da por perdido y apunta al Bayern y además gratis.

Lo paradójico es que el Madrid tiene tres futbolistas de altísimo nivel que podrían recuperar la nómina de españoles cedidos fuera. Ceballos en el Arsenal, Brahim en el Milan y Borja Mayoral, capocannoniero en Roma, piden a gritos futbolísticos tener una oportunidad para volver.

Mayoral sería el único por el que podría haber trabas, porque su cesión en la capital italiana es por dos temporadas y apenas está a punto de terminar la primera de ellas. Dos más que son recuperables vía recompra, como son Reguilón (la opción de repesca está firmada en 40M€) y Achraf (en su caso retiene derecho de tanteo ante cualquier oferta que reciba el Inter).

La cuota para la Champions, amenazada

Luego está, además, el asunto de no cubrir siquiera el mínimo que exige la UEFA. Por futbolistas 'nacionales' la UEFA entiende a los formados por el propio Real Madrid u otro perteneciente a la Federación Española que militaran de manera ininterrumpida en su disciplina tres años entre los 15 y los 21 años.

En ese contexto, el Madrid sí tendría también desde la campaña que viene a tres jugadores bajo ese paraguas, como son Varane (francés), Valverde (uruguayo) y Vinicius (brasileño) porque aunque nacieron fuera de nuestras fronteras todos empezaron en el club madridista en la temporada de su 18 cumpleaños. Odegaard no podría acogerse porque interrumpió el proceso con sus cesiones en Holanda.

Se trata de una medida que la UEFA implantó hace años para proteger y fomentar la presencia de canteranos y futbolistas nacidos en el mismo país de los equipos que participen en competiciones europeas.

No es obligatorio cubrir las ocho fichas, pero si no se hace, por cada futbolista 'nacional' que falte, la UEFA resta una ficha al total de 25 que se pueden presentar en la Lista A para la Champions desde esta temporada. Si el Madrid opta por quedarse con sólo siete futbolistas que pueden cubrir esta cuota, la UEFA le penalizaría permitiendo sólo inscribir 24 jugadores. Si la plantilla blanca es de 25 miembros al inicio de la campaña que viene, alguien se tendría que quedar fuera...

Es un escenario muy improbable porque el Madrid lo podría capear haciendo ficha del primer equipo a un castillista, pero denotaría en todo caso un problema que hace tiempo que no existía. Y tampoco podría maquillar un hipotético pero factible escenario en el Madrid sólo tendría un 20 por ciento del equipo nacido en España (cinco futbolistas de veinticinco). Parece una tendencia que no para y más cuando los grandes nombres que hacen sonar fuerte el radar blanco, de Mbappé a Haaland pasando por Alaba y Camavinga, tampoco tienen DNI español.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias