Vinicius Junior

Vinicius quita el sueño al Barça

El brasileño ha reducido a la mitad los remates que necesita para marcar, de 15 a 7,5. Siempre jugó bien ante el Barça como titular.

Por:  AS

Vinicius Junior (20) nació el pasado martes por segunda vez para el mundo del fútbol. Al menos, como estrella. La primera fue en febrero de 2019. Con sólo 18 años, su valor de mercado se había disparado entonces hasta los 70 millones (el Madrid pagó 45 millones al Flamengo). 

Titular con Solari, su convocatoria con la absoluta de Brasil le colocó como el hombre del momento, con la posibilidad ante sí de debutar con la canarinha sólo con dos meses más de edad de lo que lo hizo Neymar en 2010. La posibilidad de que cogiera el testigo de la estrella del PSG era palpable.

Entonces, Vinicius vivía un proceso inverso al del Madrid. El brasileño fue titular dos veces consecutivas ante el Barça. Primero, en la final de Copa perdida (0-3). Justo después, en la derrota liguera que dejaba al equipo sin opciones al título (0-1). En los dos casos, Vinicius fue el jugador más sobresaliente. El siguiente encuentro de esa secuencia fue la vuelta de octavos de la Champions ante el Ajax. Vinicius, también titular, se lesionó en el 35’ y el Madrid se desmoronó. Como también se derrumbaron las posibilidades de que Vinicius hiciera historia con su debut con Brasil, previsto para los días siguientes…

Esa lesión supuso un punto de inflexión para el ahora renacido Vinicius. La temporada pasada su fútbol sólo generó dudas. Las mismas que comenzaron a entrar en la propia cabeza del futbolista, muy consciente de las críticas sobre su falta de puntería por ser un joven muy activo en las redes sociales, donde ha sido objeto frecuente de mofa.

Pero hasta en eso Vinicius parece haber cambiado. Si en el acumulado de sus dos primeras campañas necesitaba 15 remates para hacer gol, en esta temporada lo ha reducido a la mitad. Marca cada 7,5 disparos. Todo un logro que vuelve a colocarle en el escaparate en el tramo decisivo del curso y, por supuesto, una amenaza añadida para el Barça más allá de la que suponen Benzema y Asensio y con la que no contaban los hombres de Koeman.

Montaña rusa.

La travesía en el desierto de Vinicius se demuestra, también, en el hecho de que Tite dejara de confiar en él para la canariha. Además de esa primera convocatoria frustrada por la lesión, tiró de él en otra ocasión. Y le hizo debutar unos minutos en un amistoso a te Colombia. Fue en septiembre de 2019. En cierto modo y después del infortunio de su primera llamada, Tite se lo debía.

 Vinicius tenía ya 19 años, un mes y 30 días, muy alejado de cualquier registro de precocidad y con su estrella apagada. Desde entonces han sido cuatro las convocatorias las que se ha perdido (Rodrygo, por el contrario, acudió a tres de ellas).

Con su partido ante el Liverpool, Vinicius ha vuelto a nacer para el fútbol. Otra vez titular y con Hazard fuera de combate, tiene de aquí a final de temporada para reivindicarse. 

La noticia desvelada sobre el interés del Madrid en incluirle en una futura operación para fichar a Mbappé, de la que nada sabían sus agentes, desestabilizó temporalmente su trabajo en Valdebebas. Fue interpretada como una filtración que le colocaba lejos del Madrid, el equipo de sus sueños, en el próximo mercado. De ahí la celebración de su doblete en Champions ante el Liverpool señalándose el escudo y diciendo “me quedo” con sus gestos… De momento, el brasileño ha vuelto.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias