Humillación: Ajax da un baile en el Bernabéu y sentencia la eliminación y crisis del Real Madrid

Fue 4-1 para los holandeses en una verdadera función de fútbol en su máximo esplendor. Semana negra para el Madrid con dos derrotas en el Clásico y la eliminación de la Champions League

Por: Hugo Avalos

Humillación. Otra palabra no podría quedar mejor. Real Madrid fue humillado en su propia casa, en el Bernabéu. Ajax dio una clase de fútbol y lo liquidó por 4-1 para dejar al descubierto la crisis del equipo merengue. Hakim Ziyech, David Neres, Dusan Tadic y Lasse Schone fueron los autores de los goles del conjunto holandés, mientras que Marco Asensio descontó para el local.

No es exagerado pensar que esta goleada quedará en los libros de historia del fútbol. Es que Ajax dejó al descubierto la fragilidad del Real Madrid. El equipo de Erik ten Hag pasó a los cuartos de final dejando afuera al tricampeón. Y lo hizo con una completa lección de fútbol. Inolvidable.

Primer tiempo de pesadilla para Real Madrid. Ajax no se dejó marear por ese 2-1 en contra que había sufrido en Amsterdam. Mostró carácter, un juego de posesión que nada puede envidiarle al Barcelona y, sobre todo, contundencia a la hora de las oportunidades.

Mucho para destacar en ese mediocampo del equipo de ten Hag. De Jong fue el amo y señor de esa parte del campo y mostró por qué Barcelona ha pagado 75 millones de euros por su fichaje. También Van de Beek fue importante porque siempre aparecía solo y desmarcado. El que lo sufrió y bastante a esto fue Casemiro, quien ha tenido un encuentro para el olvido.

Pegó rápido Ajax. A los siete minutos, un error de Toni Kroos, permitió que Ziyech se quede con el balón y habilite rápidamente a Tadic. El serbio comandó bien el contraataque y, en el momento preciso, devolvió gentilezas con el marroquí que sólo abrió el pie para colocarla junto a un palo y darle el 1-0.

No contento con el primer tanto, fue por el segundo y diez minutos más tarde, provocaría el segundo golpazo. Tadic emuló al propio Zinedine Zidane con una jugada impresionante, con calesita incluida, para habilitar a David Neres, quien definió de buena forma sobre la salida de Courtois para el 2-0.

El Bernabéu era una verdadera orquesta de pitidos. La contundencia y el buen juego del Ajax hacían el trabajo, aunque Real Madrid tuvo sus oportunidades. De hecho, antes del tanto de Ziyech, Varane explotó el travesaño con un cabezazo que podría haber liquidado la serie.

Para completar la pesadilla del equipo de Solari. Tanto Lucas Vázquez como Vinicius tuvieron que salir del encuentro por lesiones. Bale y Asensio ingresaron en sus respectivos lugares. Y fue el galés quien tuvo el descuento sobre el final de la primera parte con un remate que dio en el palo.

La segunda parte arrancó con un conjunto merengue con actitud para buscar el descuento. Tuvo algunas situaciones de peligro como un remate de Benzema que pasó apenas cerca. No obstante, los holandeses se mostraron, por momentos, agazapados, pero quedaban con suma libertad ante cualquier contraataque.

Sobre los 17 minutos, llegaría la polémica del partido. Una gran jugada colectiva terminó con un remate al ángulo de Tadic para el 3-0. Pero, en el comienzo de la jugada, la pelota parecía haber salido, pero Mazraoui había salvado el lateral. El VAR no cambió la decisión, a pesar de que en algunas imágenes, la pelota parecía haber salido en su totalidad.

El 3-0 parecía liquidar la serie. Pero, Asensio convirtió el descuento y daba una luz de esperanza para el Madrid y el Bernabéu, aunque algunos hinchas empezaron a salir del estadio.

Esa esperanza se terminó apenas dos minutos después con un golazo de Schone, de tiro libre, ante una floja respuesta de Courtois, que por dar el paso adelante, no logra despejar la pelota y se le mete al ángulo. Era el 4-1 para sentenciar la catástrofe.

Ese último tanto fue el tiro de gracia o el manotazo de knock-out, como prefieran. Lo cierto es que Ajax hasta le pudo marcar un quinto gol, pero falló en la definición. Y para completar la debacle, el balón terminó en una jugada colectiva del propio equipo holandés.

La humillación fue total, inolvidable. Ajax dejó así de chiquito al tricampeón de Europa en su propia casa. Podrán decir que mucho tuvo que ver el Barcelona con los dos triunfos anteriores. Puede ser. Pero, en la Champions League, en el torneo cuya copa tiene varias veces estampadas el nombre de Real Madrid, ahí debía demostrar y falló. 

Noticias Relacionadas