Messi y Barcelona se pelean con el arco y sólo consiguen un empate sin goles en Lyon

El conjunto catalán fue mucho más que los franceses y pudo haber metido varios goles que hubiesen definido la serie misma, pero erró. Ahora las cosas se mudan al Camp Nou

Por: Hugo Avalos

En un partido con una gran cantidad de situaciones, sobre todo para los visitantes, Olympique de Lyon y Barcelona igualaron 0-0 en Francia, por lo que la llave de los octavos de final está más que abierta. La vuelta será el próximo 13 de marzo en el Camp Nou.

El equipo de Ernesto Valverde tuvo todas las oportunidades posibles como para poder llevarse una clara ventaja de cara al partido de vuelta en casa, pero no pudo concretar y la serie está abierta. La tarea de los de Bruno Génésio no fue la mejor, pero corrió con suerte de que Messi y compañía no estuvieron precisos arriba y siguen con vida.

Dejó mucho el primer tiempo. Los dos tuvieron sus situaciones como para ponerse en ventaja, pero Barcelona estuvo mucho más cerca. Desde el primer minuto, apretó bien arriba y le generó inconvenientes a los locales en cuanto a la salida limpia. Para ello, Valverde entendió que Sergi Roberto podría ser más punzante a la hora de presionar que Arturo Vidal que, nuevamente, tuvo que arrancar desde el banco de suplentes.

Pero, más allá de eso, la cantidad de situaciones claras para abrir el marcador que tuvo el Barça y que no pudo concretar llama la atención. Dembélé, Rakitic, Suárez y hasta el propio Messi desperdiciaron ocasiones que, en otros partidos, los equipos hubieran tenido que sacar del medio.

Los franceses también tuvieron las suyas en los primeros minutos. Primero, un error de Ter Stegen en la salida, terminó con Aouar rematando y el arquero alemán salvando bien abajo. Pero la más peligrosa fue un remate de Terrier desde afuera que llegó a rozar el ex Borussia Mönchengladbach y pegó en el travesaño.

De todas maneras, la presión, el dominio del balón y las mejores situaciones fueron del Barcelona. La falta de precisión a la hora de definir fue lo que salvó al Lyon en los primeros 45 minutos.

En la segunda parte, el equipo de Bruno Génésio amagó con complicar a los catalanes. Es que en los primeros minutos se adelantaron en el terreno y aprovecharon algún desconcierto de su rival que parecía que se había quedado en el vestuario. Depay tuvo una chance clara que se fue cerca y, luego, metió un centro atrás que si hubiese tenido a un compañero entrando por el medio, podría haber sido letal.

Pero, poco a poco, Barcelona se fue metiendo en el partido nuevamente. Además, Valverde decidió meter a Coutinho por Dembélé para tener la pelota con mayor claridad en el ataque. El ingreso del brasileño permitió la crecida del equipo.

Así, volvieron a aparecer las chances para el conjunto visitante. Pero, como en el primer tiempo, el gol no llegaba. Una muy clara fue un centro al corazón del área para que Suárez remate, pero la pelota se fue afuera.

Con el correr de los minutos, se iban agotando las ideas y Lyon, aparte, se metía cada vez más atrás para resistir el cero en la valla. Así, hasta Busquets también tuvo su oportunidad con un remate en la línea del área que Lopes pudo sacar al córner a falta de cinco minutos.

Cuesta entender que el partido haya terminado sin goles, pero sólo se explica por la poca precisión y, si se quiera, la falta de suerte de los jugadores de Barcelona para poder llevarse algo más que un 0-0 de Lyon. Con esto, la serie está más que abierta, aunque pase al Camp Nou.

Más noticias de CHAMPIONS LEAGUE

NOTIFICACIONES

¿Desea que PASIÓN FÚTBOL te envíe notificaciones?

No, Gracias.

Ya estás suscrito a las novedades de PASIÓN FÚTBOL.

¡Parece que has bloqueado las notificaciones! Te enseñamos como desbloquearlas AQUÍ.