Partido de locos: El VAR arruina al City y Tottenham se mete en semifinales por Son y Llorente

Partido inolvidable. Los 'Spurs' de Pochettino se meten en semifinales y serán rivales del Ajax, a pesar de haber caído por 4-3 ante el Manchester City de Pep Guardiola

Por: Hugo Avalos

En un duelo que tuvo de todo, Tottenham se llevó la clasificación. Cayó por 4-3 ante Manchester City en el Etihad Stadium, pero gracias a los goles de visitantes, se metió en las semifinales de la Champions League, donde espera por el Ajax. Heung-Min Son ─con doblete─ y Fernando Llorente convirtieron para los Spurs, mientras que para los citizens marcaron Raheem Sterling ─por dos─, Bernardo Silva y Sergio Kun Agüero.

Partido que quedará en la rica historia de la Champions League. La clasificación estuvo en manos de ambos durante los 90 minutos. Inclusive todo el Manchester City, incluido Pep Guardiola, salió a festejar el gol de Sterling que le daba la clasificación, pero el VAR salvó a Mauricio Pochettino y a todo Tottenham.

Los primeros minutos del partido fueron de locura. Ni el más optimista hubiese pensado que en 11 minutos habría cuatro goles. Sumado al quinto que llegó a los 20 minutos. Claro está, las defensas colaboraron mucho en que pudieran llegar estos tantos.

A los cuatro minutos, una jugada que comenzó desde la derecha del ataque del City fue yendo al medio y le quedó a Sterling por el sector izquierdo, quien siempre tuvo la mira puesta en el remate y lo hizo de una forma muy precisa, para dejar sin posibilidades a Lloris. Era el 1-0 y el Etihad explotaba porque, hasta ahí, los citizens igualaban la serie.

Pero, en cinco minutos, Laporte se convirtió en el gran villano de su propio equipo. Es que, a los siete minutos, contraataque de Tottenham y el defensor español, al que le llegó la pelota, la deja muerta en el medio para que Son remate de primera y logre vencer a Ederson de floja respuesta. Empate y, ahora, clasificaban los londinenses.

No obstante, llegó el segundo para el visitante. Otra vez Laporte. Un mal control provocó que nuevamente contraataquen los Spurs y, desde la izquierda, en el vértice del área, Son sacó un derechazo, imposible para Ederson. Con el 2-1, las cosas empezaban a verse negras para los de Guardiola.

Aunque, llegó otra reacción inmediata. A los 11 minutos, una jugada que arma Agüero y un pase abierto perfecto para Bernardo Silva, que llega al área, remata al arco y la pelota se mete por el desvío de Rose. Con el 2-2, los de Pochettino seguían al frente de la serie.

Hasta ahí todos eran errores defensivos y virtudes de los mediocampistas y delanteros. Prácticamente, llegada de peligro de un equipo, gol. Así, el encuentro entraba en un terreno de nerviosismo donde costaba tratar de salir del fondo. El City iba, obligado a meter dos goles más para revertir la historia, mientras que su rival esperaba.

Así, la búsqueda iba a dar sus frutos pocos minutos más tarde. Es que De Bruyne armó una buena combinación con Bernardo Silva y el centro del belga, desde la derecha, encontró por detrás de todos a Sterling, quien sólo tuvo que empujar la pelota a gol para el 3-2. Todavía no alcanzaba para los locales, aunque los ánimos cambiaron de un momento a otro. Lo que antes parecía decepción, ahora se convertía en esperanza.

El primer tiempo no iba a tener más emociones salvo algunas jugadas de peligro, sobre todo una chance de Son que pasó al lado del palo. El tercero hubiese sido un golpe de knock-out para el City.

Difícil describir un partido de estas características. Es que las defensas no prevalecieron y hasta sacaban a relucir los peores errores de ambos equipos. Así, todo es para disfrutar para el espectador, pero los que no lo habrán hecho para nada fueron los dos técnicos: Guardiola y Pochettino, sufriendo con cada ataque en contra.

El comienzo de la segunda parte fue todo del Manchester City. Obligado a un gol más, se adueñó del balón y comenzó a acechar el arco de Lloris. Así, tuvo algunas jugadas como un mano a mano que Bernardo Silva no pudo definir ante la presión de un defensor rival y, luego, un remate de De Bruyne forzó a una gran atajada a una mano del arquero francés. Tottenham no lograba sostener el resultado y retrocedía cada vez más.

Tanto llegar, los de Guardiola tendrían su merecido premio. Una jugada monumental de De Bruyne, dejando hombres por el camino, lo habilita al Kun Agüero para definir y poner el 4-2 a los 14 minutos. Un calco de aquel gol que el argentino marcó ante el QPR para darle la Premier League 2011-2012 cuando parecía imposible. Y como aquella vez, estalló todo el Etihad.

Pero si algo le faltaba al partido era la participación del VAR. A los 28, un córner bien ejecutado de Trippier al primer palo encontró a Llorente, quien puso el 4-3. La pelota le pegó en el codo ─no lo tenía estirado─ al español y, luego, en el muslo. Pese a la intervención del sistema de videoarbitraje, el árbitro Cakir convalidó el gol.

A partir de allí, todo fue del City en busca del gol que le diera la clasificación. Tuvo una chance muy clara Gündogan para lograrlo, pero su remate de volea, casi en el área chica, fue demasiado alto. 

El final tendría un final increíble y que abre la polémica en torno al VAR, nuevamente. En tiempo de descuento, un error de Eriksen, presionado por tres hombres, fue cortado por Bernardo Silva, Agüero se queda con la pelota y en vez de definir, se la da a Sterling que se toma un tiempo para definir y lo hace para el 5-3. Pero, el árbitro Cakir anuló el gol por el VAR. La tecnología le ahogó todo el festejo al Manchester City, cuando deliraban todo el Etihad.

Llegó el final del partido y la celebración fue toda de Tottenham, que se mete en semifinales a pesar de la derrota, pero gracias a los goles de visitante. Decepción para Guardiola y el Manchester City cuando parecía que lograba la heroica. Ahora, para los Spurs, se viene el Ajax.

Más noticias de CHAMPIONS LEAGUE