¿Se juega?

Final de Libertadores entre Boca-River, en peligro por diluvio en Buenos Aires

Las constantes precipitaciones hacen peligrar el partido. El pronóstico del tiempo no es alentador

¿Habrá final? Las fuertes lluvias y tormentas en las primeras horas de la mañana de este sábado ponen en serio peligro la primera final de la Copa Libertadores 2018 entre Boca y River. La Bombonera no luce bien y Conmebol anunciaría su decisión horas antes del juego.

En la semana, el pronóstico del tiempo ya anunciaba precipitaciones para todo el sábado, lo que ponía un manto de alerta. La realidad es que desde la 7 de la mañana de hoy no ha parado de llover. El estadio de Boca tiene zonas complicadas con abundante agua y las inmediaciones e ingresos están inundadas.

Fred Nantes, director de competiciones de Conmebol, sembró dudas sobre la posibilidad de que se juegue el partido. "Hasta el momento, no hay decisión de suspender el partido. Estamos haciendo inspecciones a cada rato. Tomaremos una decisión al mediodía (hora Argentina). El drenaje del estadio está funcionando perfectamente", comentó en entrevista con Fox Sports.

Según el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional, las lluvias continuarán durante las próximas horas. Para colmo, existe la posibilidad que vengan acompañadas por una fuerte caída de granizo, así como también presencia actividad eléctrica, especialmente para la zona en donde se jugará el encuentro. Esto podría provocar un serio riesgo para los presentes en La Bombonera.

Por lo tanto, las condiciones para jugar el trascendental Boca-River no serían las mejores, por lo que la suspensión gana cada vez más en la consideración. De cumplirse esto, por reglamento, el partido sería reprogramado para el día siguiente, domingo 11 de noviembre. Aunque también se anuncian lluvias y tormentas para toda esa jornada.

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy