Inter le arrojó la historia encima a The Strongest para llegar al tope

Pareció faltarle el aire a The Strongest en ese lapso fatídico. Vaya si la pasó mal en esos primeros siete minutos lejos de casa. Porque en Beira Río, Inter lo lastimó dos veces antes de que pudiera levantarse del primer golpe para solucionar el compromiso en tan sólo 420 segundos. Y ya en el complementó, aceleró para gritar tres goles más, tirarle la historia encima a su rival y cerrar la victoria por 5 a 0 ante el conjunto boliviano. Ahora, los dos protagonistas de esta noche lideran el grupo 1 de la Copa Santander Libertadores con 6 puntos y un partido más que los otros integrantes del grupo: Santos, que tiene 3, y Juan Aurich, que no suma unidades en dos partidos.

Los primeros diez minutos de The Strongest fuera de La Paz no pudieron ser peores. Porque en ese lapso, todo lo planificado, lo conversado, lo repasado, se escurrió como el agua. Es que Dagoberto, en el primer avance serio de Inter, controló de pecho un envío de Oscar, quedó cara a cara con Daniel Vaca y lo sentenció de volea para decretar la ventaja a los 3 minutos de partido.

Ni siquiera pudo terminar de asimilar el golpe el equipo boliviano. En medio de sus cavilaciones, Tinga envió un centro al corazón del area y, a los 7 minutos, Leandro Damiao cabeceó junto al palo, a contrapierna del arquero, para marcar el segundo tanto. Había un solo equipo en cancha porque los Tigres no pudieron comenzar a hacer pie que ya se encontraron dos goles abajo.

En la proporción que se desvenació el planteo de la visita, se simplificó todo para el conjunto brasileño. Dos llegadas, dos goles. Tercera llegada, casi tercer gol. No encontraba oposición y dominaba a su antojo. Pudo haber lastimado aún más, pero a medida que fueron transcurriendo los minutos comenzó a levantar el pie del acelerador. Cedió primero terreno, luego, posesión, y el encuentro entró en una meseta. The Strongest se vio obligado a salir a buscar el descuento e Inter se ocupó de que no le arrimaran peligro al arco de Muriel. Así, con una baja intensidad de juego se consumió la primera mitad.

El trámite del partido no varió hasta que el Inter se lo propuso en el complemento. Por eso, a los 11, Jesús Dátolo envió un muy buen pase en cortada para que Leandro Damio definiera, buscara el rebote y la empujara hacia el arco vacío para el 3-0. El gol movilizó al público, que había aplacado el aliento ante la aparente pasividad del local para atacar. Las alegrías siguieron en el minuto 28, cuando Damiao, con un gran movimiento en el área, se sacó la marca de encima para definir ante la salida de Daniel Vaca.

A los 37, la hinchada cambió aliento por silbidos: salía Damiao y entraba Jo. A la gente no le gustó el cambio y lo hizo saber, pero al minuto siguiente tuvo que redimirse porque el recién ingresado, en la primera pelota que tocó y de media vuelta, anotó uno en su cuenta personal y el quinto para los de Porto Alegre.
 

 

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy