Lanús derrotó a Emelec y es líder junto a Flamengo

Lanús dio la primera señal de su potencial en esta Copa Santander Libertadores. Fue ante su gente, la misma que lo vio empatar ante Flamengo en la primera fecha, con todo lo que eso implica. Por eso los festejos en la Fortaleza de Arias y Guidi. Por eso el coreo del nombre de  Mariano Pavone, autor del gol con el que el Granate dio cuenta de Emelec por 1 a 0 y que le permitió comenzar a alimentar ilusiones en esta Copa. Ahora, el grupo 2 luce de otra manera. Y si bien a los brasileños y paraguayos les falta un juego, todo parece indicar que la paridad se mantendrá hasta el final. Así, Flamengo y Lanús lideran con 4 puntos, mientras que Olimpia y Emelec los siguen con 3. Todo por definirse.

Puede decirse que el partido empezó a los 20 minutos del primer tiempo. Porque fue a partir de ese momento fue que Lanús empezó a imponer sus cualidades. Se generaron los circuitos futbolísticos a partir de Diego Valeri y junto a él se turnaron para asociarse Mauro Camoranesi, Mario Regueiro y Mariano Pavone. Creció entonces el local. Los ataques se sucedieron, la posesión de la pelota se monopolizó y las oportunidades comenzaron a llegar.

Lo tuvo Valeri dos veces, pero su remate dio primero en el palo y luego en el travesaño. Pudo convertir Pavone, también Regueiro, pero les faltó puntería. Y cuando los caños no frustraban las chances granates, entonces surgía la figura del arquero Esteban Dreer. Lo buscó hasta el final del primer tiempo el equipo argentino. En el durante, Luciano Figueroa pudo anotar en el área chica pero no logró conectar y hubo un penal no cobrado de Luciano Balbi sobre Enner Valencia. Y no mucho más de parte de la visita.

Casi al final del primer tiempo, se le abrió el camino a Lanús. No convirtió, pero ante una corrida de Pavone, a José Luis Quiñonez no le quedó otra que tomarlo del cuerpo y se fue expulsado por último recurso. Marcelo Fleitas sacrificó a Nicolás Vigneri para hacer ingresar a Wilson Morante y no hubo mucho más. Quedaba para el complemento la incertidumbre acerca de la manera en que Lanús aprovecharía esa ventaja numérica.

No se notó ese hombre de más en el inicio del complemento. Porque Lanús mostró más claridad ofensiva cuando estaban 11 contra 11 que luego de la expulsión de Quiñonez. Por eso, si bien tuvo el control de la pelota, no supo sacar provecho de esa ventaja. Y cuando probó de media distancia, se topó con la solidez de Dreer.

Gabriel Schurrer movió el banco y envió a la cancha a Silvio Romero para abrir la cancha y la defensa ecuatoriana. La intención se plasmó pronto en la cancha, que mostraba a un Lanús atacando con mucha gente. Por eso a los 26, y desde la derecha -el sector por el que más atacó el local- llegó la alegría. Valeri envió un preciso pase a Pavone, que el delantero conectó de frente al arco para enviar al fondo de la red.

Ya con la tranquilidad de la ventaja, el local buscó seguir con la tenencia del balón, sin pasar sobresaltos. Pudo aumentar la diferencia, pero la falta de eficacia se funsionó con la seguridad de Dreer, el mejor de la visita. No sufrió Lanús, pero tampoco estuvo muy cerca de aumentar. Cuidó la victoria como el agua y al final festejó. 

Más noticias de NOTICIAS

NOTIFICACIONES

¿Desea que PASIÓN FÚTBOL te envíe notificaciones?

No, Gracias.

Ya estás suscrito a las novedades de PASIÓN FÚTBOL.

¡Parece que has bloqueado las notificaciones! Te enseñamos como desbloquearlas AQUÍ.