INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

La Católica venció agónicamente a Unión Española y está al acecho

Universidad Católica usó la cabeza al principio y al final, cuando había dejado de hacerlo en el durante. Recién comenzado el juego, Roberto Ovelar señaló la diferencia parcial que marcó el partido con una palomita. Desde entonces los Cruzados controlaron el partido y se encaminaban a un triunfo sin sobresaltos. Pero a 10 minutos del final, Matías Campos Toro se hizo expulsar tontamente, dejó a su equipo con un hombre menos y Unión Española, un puñado de jugadas más tarde, lo empató de cabeza por intermedio de Gonzalo Villagra. Se apagaba la ilusión del local, pero apenas 60 segundos después, cuando todavía se lamentaba por la igualdad, volvió a usar la cabeza para que Daud Gazale, con un nuevo testazo, lograra la conquista definitva. Con el 2 a 1 sentenciado no hubo tiempo para más en el San Carlos de Apoquindo y la Católica ganó su primer partido de la Copa Santander Libertadores para acomodarse en el grupo 3 y seguir con vida. Ahora, al cabo de la cuarta fecha, Unión Española y Bolívar lideran la zona con 7 puntos, seguido por Universidad Católica con 6, mientras que Junior cierra la tabla con 1 unidad.

En la primera acción de claridad, Felipe Gutiérrez envió un centro al corazón del área para la entrada de Roberto Ovelar, que con una certera palomita ubicó el balón contra el palo izquierdo de Eduardo Lobos. Iban tan sólo 7 minutos de juego.

Esa conquista temprana marcaría el desarrollo de todo el primer tiempo. Porque el local se envalentonó y fue en busca de más. Se adueñó de la pelota y ganó prácticamente todas las batallas en la mitad de la cancha. Llegó mucho y casi sin encontrar resistencia. E inclinó la cancha durante todo el período. Del otro lado tenía a un equipo que había sentido el golpe y que a partir de entonces pareció perder el rumbo. Estático, falto de ideas y descompensado de la mitad hacia atrás, sufrió ante cada contragolpe. Unión Española nunca pudo sentirse cómodo en el terreno.

A los 23, Nicolás Trecco avanzaba para quedar cara a cara con Lobos cuando Jorge Ampuero lo cerró a tiempo. Seis minutos más tarde, Gutiérrez tuvo un zurdazo que pasó cerca del poste derecho de Lobos. Esas fueron las más claras de los Cruzados. Del otro lado, lo más peligroso estuvo en los pies de Fernando Cordero con un balón detenido que se fue medio metro por encima del arco de Cristpher Toselli. Ese intento aislado fue lo más claro de la visita en los 45 minutos iniciales.

A Unión Española le vino bien el descanso. Se notaba que necesitaba enfriar la cabeza y el partido. Porque en el complemento manejó mejor y en consecuencia más la pelota. Y empezó a correr bien, para generar, en lugar de correr para tapar espacios por las malas coberturas del primer tiempo. El crecimiento futbolístico de los Hispanos contribuyó así con el partido. Se hizo de ida y vuelta, aunque los Cruzados seguían prevaleciendo en la mitad de la cancha y disponiendo de las mejores chances.

Pasado el cuarto de hora, Trecco se escapó por la izquierda, dejó un hombre en el camino, se metió en el área y cuando quedó en posición de gol remató muy desviado, cayéndose y no pudiendo culminar lo bueno que había comenzado. A los 21, Pizarro se les escapó a los centrales y quedó cara a cara con Lobos, pero se apresuró en la definición y su remate dio en el cuerpo del arquero.

A la mejora de Unión Española, la Católica le sumó otro inconveniente generado por un error propio. Matías Campos Toro, que ya estaba amonestado, tocó la pelota con la mano con su equipo en ataque y se fue correctamente expulsado. Con un defensor menos, Católica debió resignar su actitud ofensiva para pasar a cuidar la ventaja. Se ordenó, volcó el equipo un poco más cerca de su arco y buscó tener la pelota.

La resistencia le duró poco a los Cruzados. Siete minutos después de la expulsión, Villagra conectó de cabeza un centro de Cordero para empatar el partido. Se derrumbaba así el castillo de la Católica. Dejaba escapar una nueva chance de ganar. Y sumaba así su cuarto empate sobre igual cantidad de partidos en esta Copa. Pero cuando aún no había terminado de lamentarse, en la jugada siguiente, el recién ingresado Gazale, también de cabeza, transofrmó un corner en el gol de la victoria. Católica buscó liquidar en todo el complemento. Unión, empatar el juego. Lo consiguieron en orden invertido en los instantes finales. Cinco minutos infartantes y cinco más por jugar con el tiempo cumplido.

Con la tensión palpable en el San Carlos de Apoquindo, volaron por el cielo de Santiago las últimas pelotas. Y sólo con el pitazo final quedó la certeza de que el resultado no se volvería a modificar. Fue triunfo de la Católica, el primero en esta Copa, para seguir con vida en el grupo 3.

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.