Zamora y Boca: un dolor de ojos

En lo que fue el peor partido de lo que va de la edición 2012 de la Copa Santander Libertadores. Y eso que uno de los máximos ganadores del certamen más prestigiosos del continente estaba en cancha. Pero Boca lejos estuvo de demostrar por qué es el campeón argentino y el Zamora demostró demasiado respetó en demasía al Xeneize. ¿El resultado? Un verdadero dolor de ojos y el primer partido sin goles del certamen.

El planteo del local era lógico y se cumplió a rajatablas: presionar en su campo, sin dejar espacio por cubrir y asfixiar a los hombres que manejan los hilos del ataque de Boca (sobretodo Riquelme). Y prácticamente resignar sus posibilidades de lastimar al visitante, debido a la poca gente con vocación ofensiva que puso en cancha su entrenador Oscar Gil.

Pero desde el minuto cero se esperaba que el que guíe los destinos del partido sea Boca. Sin embargo, lejos de hacerse cargo de llevarse por encima al local, la visita mostró el mismo ritmo cansino durante los 90 minutos. Unos 90 minutos que sólo lo vieron generar dos opciones de gol. Las dos las tuvo el flamante refuerzo xeneize Santiago Silva, quien en la primera definió al cuerpo del arquero y sobre la hora cabeceó al palo. Muy poco para un serio aspirante al título.

Poco, muy poco, para toda la expectativa que se había generado en Barinas. Una ciudad que se preparó para una verdadera fiesta, pero se tuvo que conformar con lo que terminó siendo una 'fiestita'...

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy