Nacional sorprendió a Vasco en Brasil y sacó chapa de candidato (2-1)

Dicen en el mundo futbolístico, que los jugadores se contagian de la historia y mística que sus determinados clubes transmiten, por intermedio de los logros, proezas y hazañas enmarcadas en los respectivos túneles del tiempo.

Vasco da Gama y Nacional se encontraron por primera vez en la historia, cada uno con la chapa en alza de haber conquistado América al menos una vez y regalaron un partido altamente emotivo y vibrante, factores que responden a la calidad de fútbol que regala el torneo más prestigioso del continente.

Los locales saltaron al campo con un registro de cuatro triunfos seguidos por el torneo estadual de su país, mientras que el Bolso debutaba oficialmente en la temporada.

Desde el inicio Vasco intentó imponer su patrón de juego, personificado en el ADN del fútbol brasileño, pelota al piso, más juego que marca y proyecciones laterales.

Pero en frente tenía a un Nacional aguerrido, que respetó un orden táctico de ajedrez y tuvo en Viudez y Vicente Sánchez a dos alfiles que desordenaron a la defensa rival mediante peligrosas diagonales.

Los partidos los ganan quienes aprovechan los momentos, el caso de los dirigidos por Marcelo Gallardo quienes contaron con una ráfaga de dominio total promediando la primera parte, instancia en la que llegó la ventaja, luego de un tiro de esquina que erróneamente desvío el defensa local Dedé, enviando la pelota al fondo del arco.

Minutos antes, Souza desperdiciaba una oportunidad manifiesta por encima del travesaño de Burián, luego de una brillante pared con Alecsandro.

Los tricolores bien pudieron estirar la ventaja ante un Vasco que afrontó muy desorientado el epílogo de la primera mitad, producto del fuerte impacto generado al encontrarse en desventaja.

Nacional salió a jugar el segundo tiempo con la grandeza que lo caracteriza y vaya si lo demostró. No dejó acomodarse a los defensas brasileños, cuando tras una nueva incursión ofensiva de Viudez, éste le colocó un pase a la cabeza a Vicente Sánchez, que bien capitalizó de palomita.

A partir de ese momento hasta el experimentado Juninho Pernambucano lideró el océano de dudas en el que Nacional era marinero.

Sin embargo, los clubes brasileños nunca hay que darlos por vencidos y mucho menos a un equipo que pese a las limitaciones de la jornada siempre contó con ese amor propio para asumir la desventaja, olvidarse de la misma e ir a buscar el descuento.

Alecsandro que tanto lo buscó lo encontró. A falta de 15 minutos anticipó al central Núñez luego de un centro bajo y le dio vida a un Vasco que tomó el protagonismo, y se abalanzó sobre un Nacional que con mucho tiemple, logró aguantarlo hasta el final para quedarse con una victoria histórica; la segunda de su larga travesía copera, iniciada allá por 1962.

De esta manera queda inaugurado el Grupo 5, por el que éste jueves jugarán Libertad y Alianza Lima.
 

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy