Vélez dio una lección de experiencia y juego a Defensor (3-0)

El experimentado equipo de Vélez Sarsfield, semifinalista de la Libertadores 2011, se impuso con autoridad y sin mayores sobresaltos al jovial, aguerrido y dignísimo Defensor Sporting, con goles marcados por intermedio de David Ramírez cuando se terminaba la primera parte, Mauro Obolo a falta de 10 minutos del final y una perla de Sebastián Domínguez en el desenlace.

Los locales intentaron dirigir las acciones del partido desde el primer minuto, mediante el buen pie de Rolán y Pintos en la mitad de la cancha, y dependiendo de lo que pudiesen hacer en ofensiva Nicolás Olivera e Ignacio Risso, los jugadores de más edad, junto al defensa y capitán Andrés Fleurquín.

Defensor contó con una oportunidad ideal a los 30 segundos desperdiciada por Olivera y aunque durante el primer tiempo tuvo alguna llegada aislada, no presentó peligro para el arco bien defendido por Barovero.

Del otro lado Vélez, un experiente equipo copero, que de la mano de Cubero, Zapata, Fernández, entre otros, sabía de su condición de favorito y planteó un partido inteligente, en el que se dedicó a frenar la frescura de los juveniles lila y a aprovechar las chances que estos le birndaban.

Un error de interpretación entre el arquero Irrazabal y el capitán Fleurquín, desembocó en un tiro libre indirecto dentro del área que dio en la barrera y tras el rebote encontró al lateral Papa solo, quien habilitó a David Ramírez para estampar con un zurdazo potente y bajo el primer tanto del encuentro.

Los dirigidos por Gustavo Díaz predominaron mucho más durante el segundo tiempo, sacaron a relucir su mejor versión por intermedio del orden y la verticalidad ofensiva, comandada por Aleman y Rolán, figuras en el violeta, y las llegadas de Rodríguez y Arias por las bandas.

Pese al esfuerzo se toparon con el último semifinalista del certamen continental, que leyó en todo momento el transcurso de las acciones y no dejó concretar las jugadas que con mucho criterio y perseverancia que maduraban en la creación.

A la frustración de tanto ir y no poder convertir, se le sumó que a falta de 10 minutos, Mauro Obolo se encontró con una pelota dentro del área y señaló el 2 a 0, alejando cada vez más la ilusión violeta.

Esperanza que se vería absolutamente acabada a cinco del final por culpa de un tremendo golazo de tiro libre de Sebastián Domínguez, no habitual pateador pero que se animó y colaboró en el triunfo.

De esta manera, los dirigidos por Ricardo Gareca se instalan en la primera posición del Grupo 7, a falta de que jueguen Chivas y Deportivo Quito.

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy