INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

Boca ganó, mantuvo la valla invicta y viaja a Río por el pase a la semifinal

Juan Román Riquelme, el hombre que más y mejor tuvo la pelota esta noche en La Bombonera, lo graficó de la mejor manera al cabo del partido: “Ganamos el primer tiempo”. Es cierto que falta todavía la revancha en Río del próximo miércoles, pero también es verdad que Boca dio un paso doblemente importante en la ida de los cuartos de final de la Copa Santander Libertadores. Le ganó 1-0 a Fluminense con gol de Pablo Mouche y mantuvo su valla invicta, con lo mucho que eso significa en esta instancia del torneo de clubes más importante del continente.

Del primer tiempo resaltan dos momentos claves para señalar, que fue y pudo haber sido, respectivamente, una bisagra en el cruce. El primero es la expulsión de Carlinhos a los 34 minutos. El lateral ya estaba amonestado por una falta innecesaria cerca del corner y se hizo echar justamente al cortar con la mano un avance claro de Boca. El segundo instante, el que no fue, fue el penal para Fluminense omitido por Buitrago, ya que la mano de Facundo Roncaglia fue notoria y obscena.

En lo estrictamente futbolístico, esa primera etapa dejó un Boca que al margen de la expulsión rival fue de menor a mayor. Controló más y mejor la pelota y de a poco fue imponiendo condiciones en el terreno rival. Y si el cero se mantuvo en el arco dela visita, mucho tuvieron que ver las respuestas de Diego Cavalieri bajo los tres postes.

Con el ingreso de Nicolás Blandi por Cristian Erbes, en el complemento el local se instaló definitivamente en campo rival. Así, inclinando el terreno, llegó la ventaja gracias a un gran movimiento ofensivo de sus hombres de ataque, con Darío Cvitanich saliendo de la zona de influencia para habilitar con un gran pase a Mouche, que bien ubicado cambió su remate por gol.

El paso de los minutos tuvo al Xeneize volcado en ataque en busca de una nueva conquista, ante un rival que a medida que se consumía el tiempo mejor le caía el resultado. El segundo gol no llegó. Tampoco el empate visitante. Ahora, la diferencia es de un gol. En Río, el miércoles próximo, se define todo. Boca, sin bajas por lesiones, irá por el pase a la semifinal.
 

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.