Vergüenza mundial: el superclásico argentino fue suspendido por agresiones a los jugadores de River Plate

En uno de los capítulos más oscuros de la Copa Libertadores, del fútbol sudamericano y el propio fútbol argentino, el superclásico entre Boca y River fue suspendido por agresiones hacia los jugadores de River Plate antes de comenzar el segundo tiempo. Un hecho sin igual en 55 años de Copa.

Por: Pasión Fútbol

Cuando los jugadores de River Plate se aprestaban a salir al campo de juego para disputar el segundo tiempo fueron atacados en la manga con una sustancia tóxica -presuntamente gas pimienta- que afectó a casi todo el plantel millonario, especial y más gravemente a Leonardo Ponzio, Ramiro Funes Mori, Sebastián Driussi, Matías Kranevitter y Gonzalo Martínez. Estos futbolistas estaban visiblemente impedidos de continuar jugando debido a la conmoción producida por semejante atentado, y por sus secuelas físicas, como la asfixia, aturdimiento, pérdida de visión y heridas o marcas en la piel.

(ver El momento exacto donde los hinchas de Boca lanzaron la bomba de gas pimienta)

De inmediato se produjo un enorme revuelo en el campo de juego, en el que jugadores, cuerpos técnicos, dirigentes de River, auxiliares, personal policial y de seguridad y prensa de todo el mundo formaron un hormiguero humano en donde reinó la confusión y la incertidumbre. El partido se suspendió pasadas las 23 horas, más de una hora después del momento en que debía comenzar el segundo tiempo. La decisión de suspender el partido la tomó el Comisario Deportivo de la Conmebol, el dirigente boliviano Roger Bello.

El bochorno no terminó allí ya que los dos planteles permanecieron en el campo de juego por más de una hora tras la suspensión oficial, hasta las 00.20 del viernes: no podían retirarse a los vestuarios porque no tenían garantizada la seguridad para hacerlo. De hecho, cuando se dirigieron a la manga para abandonar la cancha, fueron nuevamente agredidos por hinchas de Boca, que desde las tribunas les arrojaron decenas de botellas y todo tipo de objetos.

El papelón mundial fue agravado por la actitud de los jugadores y el cuerpo técnico de Boca Juniors, que lejos de solidarizarse con sus colegas de River Plate, quisieron en todo momento que se continuara jugando el encuentro. Inclusive, luego del momento mismo de la suspensión se situaron en el campo ocupando sus respectivas posiciones, como si el cotejo estuviera por empezar. Para finalizar, el capitán Agustín Orión y otros futbolistas boquenses se retiraron aplaudiendo a los hinchas que continuaban agrediendo a los jugadores de River Plate cuando estos se retiraban del césped.

Según fue informado por TV, el Tribunal de Disciplina de la Conmebol se reunirá este viernes 15 de mayo para estudiar y analizar los informes que remitirán, respectivamente, árbitro y delegados.

El Reglamento Disciplinario de la Conmebol en su artículo 23, inciso 1 establece lo siguiente: “Sin perjuicio de otras sanciones que se pudieran imponer, cualquier equipo por cuyaresponsabilidad se determine el resultado de un partido, se considerará como perdedor de ese encuentro por 3-0. Si el resultado real fuese menos favorable para el club o asociación responsable, ese resultado se mantendrá”. 

La decisión oficial se conocerá en las próximas horas.

Noticias Relacionadas