Aquella Libertadores

Por: Edwin Escobar

 En 1989 Atlético Nacional llego a tiempo para cumplirle a esa cita que le tenía deparada el destino.

 

El Atlético Nacional estaba destinado a hacer historia como el pri

mer equipo delpaís en ganar la Copa Libertadores. Y seria con un grupo de “Criollos” de alto nivel quienes luego desplegarían su futbol de calidad por las canchas más prestigiosas del continente.

 

Era la 6ª participación en este mítico torneo, en las anteriores participaciones (72, 74, 75, 77 y 82) nunca había pasado de primera ronda.

 

El verde comenzó su camino en el grupo 3, acompañado por Millonarios de Colombia, y Emelec y Deportivo Quito de Ecuador. El azul Colombiano pintaba como el rival a vencer y favorito a coronarse Campeón, sin desmeritar a los ecuatorianos cuyo futbol lentamente venia en alza.

 

El miércoles 15 de febrero, en el estadio El Campin de Bogotá, y con justicia del uruguayo Cardelino, Millonarios y Atlético Nacional empataron a 1 con gol del legendario arquero verdolaga René Higuita a los 24 de la primera parte.

 

En el estadio Modelo de Guayaquil Ecuador, Atlético Nacional jugó su segundo cotejo contra Emelec, 1-1 con gol de J.J. Tréllez en el minuto 42 de la primera parte y arbitraje del Inca Montalbán

 

Siguiendo la correría por Ecuador, el 24 de febrero en el estadio Atahualpa de Quito y con arbitraje del peruano Ramirez, se repitió por tercera vez el 1-1, esta vez con el Deportivo Quito y nuevamente gol del legendario arquero verde René Higuita a los 19 del segundo tiempo.

 

Once días después, el 7 de Marzo, en el estadio Atanasio Girardot de Medellín, el verde cayó 0-2 con, como para variar en la época, Millonarios, con arbitraje del argentino Loustau. Esta no fue la noche para el legendario arquero verde René Higuita, ya que erro un penal.

 

El partido de vuelta con Deportivo Quito se jugó el 14 de marzo, arbitraje del venezolano Casto Lozada, y quedó 2-1 a favor del verde, con goles de Jimmy Arango y el desaparecido ídolo Andrés Escobar.

 

Y para cerrar la primera fase, el 28 de marzo nuevamente en el estadio Atanasio Girardot de Medellín, Atlético Nacional doblego a Emelec 3-1, anotaciones del Bendito Fajardo, Alveiro “El Palomo” Usurriaga y J.J. Tréllez, y pito del brasileño L. C. Felix.

 

En los octavos de final Atlético Nacional abrió como local el 5 de abril, con triunfo 2-0 sobre Racing Club de Argentina, con un autogol de Vásquez y gol de León Fernando Villa. En la revancha, en el estadio Juan Domingo Perón de Avellaneda, el 12 de abril, Racing ganó 2-1, gol verde de Felipe Pérez, al local no le alcanzó, pues el global quedó 3-2 a favor de los paisas. Pitó el chileno Enrique Marín.

 

En los cuartos de final el verde abrió como local en el estadio Atanasio Girardot de Medellín el 19 de abril, con triunfo 1-0 sobre un Millonarios muy duro, anotación de Alveiro “El Palomo” Usurriaga. 34.920 personas acompañaron lo que para la época era toda una hazaña. Este resultado fue el detonante para la emoción de los gobernantes antioqueños, ya que luego del histórico triunfo declararon el resto del día cívico. En la vuelta el 26 de abril, en el estadio El Campin de Bogotá el partido termino igualado a un tanto, el gol verde fue obra de J.J. Tréllez “La Turbina”, con arbitraje del chileno Silva.

 

A partir de la fecha se empezó a creer en toda Antioquia y en toda Colombia que Atlético Nacional si podría conseguir el más preciado titulo del continente, pues la eliminación del gran favorito ponía al elenco verdolaga en el mapa de la Copa por primera vez.

 

En la llave que decidiría uno de los finalistas de la copa, seria jugada entre Atlético Nacional y Danubio de Uruguay. El 10 de mayo en el mítico estadio Centenario en Montevideo, hubo empate a Ceros con arbitraje del brasileño Coelho. Y fue el 17 de mayo, en el estadio Atanasio Girardot de Medellín, cuando Atlético Nacional jugó uno de sus mejores partidos en su historia internacional, al propinarle una goleada por 6-0 al Danubio, en una tarde mágica para Alveiro “El Palomo” Usurriaga que marco 4 goles, “El Maestro” Alexis García y Niber Arboleda marcaron los dos restantes. Pitó el argentino Esposito.

¡Valla forma de llegar a la final!

 

Haber llegado a estas instancias del torneo continental de la forma en la cual lo hizo Atlético Nacional, hacia soñar a toda la afición colombiana en obtener el título por primera vez para nuestro país, pues había equipo y había futbol para hacerlo, pero sería la incertidumbre y la angustia las que reinarían en la final hasta el último minuto.

 

En el juego de ida de la final el 24 de mayo en Asunción, Paraguay, el estadio Defensores del Chaco soñó con que sus muchachos del Olimpia le trajeran la Copa de vuelta, pues ese día se impusieron con un categórico 2-0 sobre un Atlético Nacional desconocido, y como testigos 53.000 almas guaraníes, anotaron para los locales Vidal Sanabria y Rafael Bobadilla, el árbitro fue el carioca José Roberto Wright.

 

Como la Conmebol exigía que las finales de la Copa Libertadores se jugaran en estadios con capacidad mínima de 50.000 espectadores, el estadio Atanasio Girardot de Medellín no cumplía todavía con esta norma, razón que forzó al elenco paisa a jugar la final en la capital de la República, plaza que desde ese día se vistió de verde y se volvió un fortín verdolaga.

 

Ya en el juego, Olimpia vino a dejar que Atlético Nacional hiciera el trabajo, el primer tiempo fue solo trámite y las cosas para los paraguayos salían bien. Para el segundo tiempo el técnico Francisco “Pacho” Maturana, ingresó a Felipe Pérez por Jaime Arango, cambio que le dio más recuperación al verde y un ataque más rápido.

 

En el minuto uno de la segunda etapa, un centro desde la derecha y el paraguayo Miño, desesperado por rechazar, la emboco en propio arco, ante la arremetida y la presión de Usurriaga. Atlético Nacional siguió presionando y en el minuto 20 llegó el cabezazo de Usurriaga para decretar el 2-0 y el empate global. La jugada inicio desde el zaguero central Andrés Escobar, quien la mandó a Leonel Álvarez, este a su vez la pasó en diagonal hacia la derecha y este mandó el centro al área, y un débil rechazo de un defensa paraguayo y la floja salida del golero Almeida propiciaron el cabezazo de Usurriaga.

 

Aunque el resto del partido Atlético Nacional siguió con la embestida hacia el arco de Olimpia, los paraguayos terminaron el partido resistiendo para así llegar hasta la definición desde el punto del penal.

 

Inicio cobrando el arquero visitante, atajó Higuita.

Ever Almeida                X          0:1       O         Andrés Escobar

Gustavo Benítez           O         1:2       O         Alveiro Usurriaga

Hérib Chamas               O         2:3       O         John Jairo Tréllez

Alfredo Mendoza          O         3:3       X          Alexis García

Raúl Amarilla                O         4:4       O         René Higuita

Gabriel González          X          4:4       X          Felipe Pérez

Jorge Guash                 X          4:4       X          Gildardo Gómez

Fermín Balbuena           X          4:4       X          Luis Carlos Perea

Vidal Sanabria              X          4:5       O         Leonel Álvarez

 

Al final, tras una seguidilla de atajos de los arqueros y desperdicios de los cobradores, Leonel Álvarez acertó engañando al arquero Almeida, quien se lanzó a la izquierda del arco y el balón se fue al fondo de la red por el lado derecho.

 

Por primera vez la Copa se quedaba en Colombia, luego de que el Deportivo Cali la hubiese tenido tan cerca en 1978 y perderla a manos de Boca Juniors de Argentina, y America de Cali en 1985, 1986 y 1987 a manos de Argentinos Juniors y River Plate de Argentina y Peñarol de Uruguay respectivamente.

Más noticias de FANATICOS