Atlético Nacional: la esperanza del hincha

Por: Emanuel Garcia

 Una fría noche bogotana en el último día del mes de Mayo, por allá en 1989, un equipo que auspiciaba de local y sin embargo andaba fuera de su casa, Atlético Nacional jugó aquella final contra Olimpia de Paraguay en terreno arisco, en campo de otro, en la misma cancha que días atrás fue una mandíbula abierta de un lobo con ganas de triunfo como lo fue aquel Millonarios en juegos correspondientes a la semifinal de la Copa Libertadores y que el conjunto verde superó muy difícilmente. Ahora era la final frente a otro miembro de esa manada de lobos que quería acabar con las ilusiones de sus jugadores e hinchas, sin embargo, una apoteósica noche de un escorpión junto a guerreros de otra constelación dieron una ondanada de alegría a todo un país que era carente de felicidad pero abrumado de esperanza: COLOMBIA.

Ahora, casi 23 años después, un nuevo sentimiento florece en las ideas a por doquier de hinchas que saben que este año Nacional formó la mejor plantilla de país, y una de las mejores a nivel continental, no es gratis tener el rótulo de favoritos junto a ilustres permanentes de la copa, tal como Santos, Vasco da Gama, Boca Juniors, Velez Sardfield, Universidad de Chile, Peñarol, Nacional, y con el agregado de otro cardúmen de equipos que desean dar sorpresa y conseguir la gloria de la Copa Libertadores. La expectativa es validar el esfuerzo que lograron las directivas del equipo refiriéndonos al tema económico por parte de Postobón (porpietario del equipo) a adelantar los números que se girarían a las arcas en los próximos 5 años, así que, además de querer alcanzar el éxito deportivo, las metas son superar también los ideales económicos, todo en pro de futuras más grandes inversiones que en consecuencia den a la institución a posibilidad de contar con aún mejores herramientas y lograr lo anhelado.

No quiero llevar el tema a entendimientos obstructivos y ofensivos, no quiero mis palabras sean malinterpretadas, pero no me equivoco al decir que el conjunto formado para las competiciones del año lectivo, dan para ganar inmediatamente los torneos disputados localmente y dar una muy buena figuración a nivel internacional, pero (léase bien), todo a base de compromiso, como ver a cada jugador disputar el balón hasta las últimas circunstancias sea para anotar un gol o bien para evitarlo; de carácter, ese que muestra la categoría del deportista al enfrentar momentos adversos y lo lleva a buscarlo superarlos; de constancia, no caer ante la contraria y saber que la paciencia es grata; de respeto, porque valorando el juego rival y sus fortalezas y defectos diferencian a los mejores; y por último, de humildad, porque es fortificante recordar las dificultades de nuestros orígenes ya que hará mucho más especial la victoria de equipo.

Se han dado grandes pasos a medida que transcurre cada partido, se tuvo un traspié, todo con el fin de lograr un objetivo común, ya ganamos de local (vs Deportivo Cali por 4 a 0) y se ha revalidado con más triunfos (vs Boyacá Chicó por 4 a 0, y Universidad de Chie por 2 a 0), se logró una importantísima victoria por fuera de Atanasio (vs Millonarios por 3 a 2), un leve traba-pasos (vs Itaguí por 0 a 1), todo con la consigna de instar por confirmar el resurgir de Atlético Nacional superando a un encopetado de suramérica como el conjunto aurinegro de Peñarol, eso, con tres puntos de beneplacencia, ahora sí pueden marcar el inicio de un camino de gloria y reconocimiento, como aquel que marcaron grandes referentes del fútbol colombiano: Leonel Álvarez, Albeiro Usuriaga, Andrés Escobar, René Higuita, Aexis García, J.J. Trélez y todos los otros que fueron artífices de una alegría propia que unió a todo un país y demostró al continente la PASIÓN LIBERTADORES.

Más noticias de FANATICOS