Hace 52 años se jugó el primer partido de la Copa Libertadores

Por: Francisco Muñoz

 El fútbol sudamericano evoca hoy con orgullo y nostalgia el primer partido por la Copa Libertadores que se jugó entre Peñarol, de Uruguay y Jorge Wilstermann, de Bolivia, el 19 de abril de 1960 en Montevideo.

El presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), el paraguayo Nicolás Leoz, celebró “jubilosamente” este aniversario, por considerar que este torneo “es uno de los más prestigiosos y tradicionales del mundo”.

“La Copa es uno de los mayores orgullos de la Conmebol, nos pertenece a todos los hinchas”, señaló en un comunicado de prensa.

El estadio Centenario de Montevideo fue escenario de aquel primer choque copero, con 35.000 personas en las tribunas, y que se saldó con una categórica victoria uruguaya por 7-1, con cuatro goles del ecuatoriano Alberto Pedro Spencer, el máximo artillero histórico de ese torneo.

“En un mundo muy diferente al de hoy, con limitados recursos económicos y materiales, sin la facilidad de transportes de que gozamos en la actualidad, el hecho de organizar una competición internacional de jerarquí­a suponí­a un desafí­o grandí­simo. Sin embargo, consiguieron llevarlo a cabo, y gracias a ese inicio es que en dí­as que corren la Copa Libertadores puede disfrutar de este presente de esplendor y popularidad”, escribió Leoz en su mensaje.

La fecha pasó inadvertida en Uruguay, salvo alguna referencia aislada en algún medio de difusión local, pero en La Paz, el boliviano Renán López evocó el acontecimiento del que fue protagonista.

López es, en la actualidad, un conocido periodista deportivo de la ciudad boliviana de Cochabamba, pero en 1960 era un explosivo delantero y goleador de Wilstermann que tambiénlogró con Bolivia la Copa América en 1963, el único tí­tulo continental conquistado por el seleccionado boliviano.

El boliviano no olvida detalles de aquel partido ante Peñarol, que “tení­a un gran equipo”, dijo, y recordó justamente a Spencer, “un goleador que ese dí­a hizo cuatro goles”.

Pero en el equipo uruguayo, que iniciaba una de sus décadas de gloria, figuraban también estrellas como el portero Luis Maidana, el defensa William Martí­nez, el mediocampista Néstor Goncálvez y el delantero Luis Cubilla, entre otros.

El cotejo de revancha se jugó en La Paz y terminó 1-1 porque hace 50 años era el único escenario reconocido a nivel internacional, en contraste con lo que ocurre ahora cuando existen presiones para eliminar a La Paz como sede de partidos internacionales, por sus 3.600 metros de altitud.

Más noticias de FANATICOS