The Strongest: "K'alatakaya Warik'asaya"

Por: Jhon Strong
El Hernando Siles no es un Estadio muy grande en comparación con los que se pueden ver en otros países hoy en día. Sólo puede albergar poco más de 40mil almas, pero cuando lo ví por primera vez quedé impresionado.
 
Caminamos unos cuantos metros por debajo de las tribunas en lo que era una ruta que está siempre a la sombra ya que a un lado estaban la parte trasera de las graderías y al otro los altos edificios de la zona de Miraflores. Aunque era verano, en La Paz si te pones a la sombra hace un frío que cala hasta los huesos por lo que llegamos congelados a la grada. Mi padre, mi padrino y yo nos acomodamos en la Recta de General y de pronto vi a un tipo, mayor, con bigotes blancos como la nieve.
 
Llevaba un sombrero de ala ancha con el dibujo de un tigre, bordado creo recordar, una chalina de The Strongest y una chamarra de cuero negra, también con un tigre grabado en la espalda. Mi padre me dijo, "mirá hijo, ahí está el Chupa Riveros!" y yo le pregunté que quién era y mi padre me dijo "escuchá primero". Entonces el viejito gritó con todas sus fuerzas, "Stronguistas! K'alatakaya Warik'asaya!" Me quedé desconcertado.
A mis 10 años, era la primera vez que escuchaba una cosa semejante en un idioma que me sonaba conocido, pero que no entendía. Sin embargo mi asombro aumentaría al ver como toda la Recta y hasta los que lograron escucharlo en la Curva Sur le respondían "Hurra, Hurra!".
Una especie de escalofrío recorrió mi espalda, una emoción indeible me llenó los ojos de lágrimas y quería participar, pero no me sabía el ritual. El viejito entonces preguntó: "Quién es el Más Fuerte?" y a esa pregunta yo si sabía contestar, "el Tigre carajo!", pero me faltó el carajo, porque mi padre me observaba aunque me hubiera perdonado la palabrota, porque el momento era memorable y él lo sabía.
 
Por último en la Curva Sur comenzaron a gritar al unísono "Tigre, Tigre, Tigre..." sin parar mientras todo el Estadio se unía al latido "Tigre, Tigre, Tigre..."
Cuando terminó el partido, era la primera victoria del Tigre que veía en la cancha, le pregunté a mi padre lo que había pasado y me contó una linda historia que yo contaré a mi manera.
 
El aymara es el idioma más representativo de Bolivia, más que el quechua de los Incas, el aymara era el idioma de los sacerdotes precolombinos, de los herederos de la Cultura Tiahuanacota, la más antigua de América del Sur. En Bolivia, La Paz es el departamento aymara por excelencia y dónde todavía siguen vivos tanto el idioma como la cultura ancestral.
 
Por supuesto esto se mezcló con lo hispánico, ya que en 1936 se festejaba la muy española fiesta de San Juan, muy extendida en Bolivia, ya que es un día en que todos los amigos, vecinos y familia se reúnen a comer y beber al rededor de una gran fogata, es el día más frío del año dicen.
 
Tan fría fue esa noche que en la fogata que habían armado los stronguistas, el recordado hincha Francisco Villarejo dijo "qué frío! k'alatakaya warik'asaya" que vendría a ser una expresión que quiere decir, que era tan frío el invierno paceño que es capaz de romper las piedras y hacer temblar a las vicuñas, que son de los pocos animales del altiplano que son capaces de soportar los inviernos más crudos.
 
Esta expresión gustó mucho a los stronguistas, pues unían la pasión por el fútbol, la idiosincrasia aymara y la idea que se tenía de The Strongest, El Más Fuerte. Desde entonces, los hinchas en la tribuna, así como los Capitanes que ha tenido The Strongest durante la mayor parte de su historia, gritan la frase inmortal que produce algarabía en los corazones stronguistas y terror en sus adversarios.

Más noticias de FANATICOS