La grandeza del fútbol (video)

Un abuelo se echaba las manos a la cabeza, incapaz de contener una alegría desbordante mientras a su lado su nieto elevaba los brazos al cielo. Tras el primer ramalazo de adrenalina, se funden juntos en un conmovedor abrazo. Un abrazo que simboliza la pasión por unos colores de dos aficionados de pro que han sufrido juntos durante demasiados domingos. Y luego lloran codo con codo mientras miran al césped, quizá mirando a los jugadores que habían obrado el milagro, quizá más allá, oteando el horizonte de su propia imaginación.

Es imposible contemplar la escena sin que se le pongan a uno los pelos de punta. Hasta provoca un sentimiento de envidia sana: ¡Qué suerte tienen por tenerse el uno al otro! El chavo por poder disfrutar de los recuerdos y la experiencia de su abuelo; el anciano por poder alimentarse de los sueños de su nieto. Dos generaciones, medio siglo de diferencia. Dos apasionados, un solo corazón. El pasado, el presente y el futuro de un club. Una escena con más fútbol que todos los partidos del año juntos. 

Compartir Compartir Compartir

Lo más Popular

Post destacados de hoy