Pancho Sá: un verdadero Rey de Copas

Por: Juan Martin Longo

El jugador que más copas ganó en la historia de la Libertadores fue un defensor. Francisco "Pancho" Sá ganó seis títulos jugando para Independiente y Boca. También ganó dos Intercontinentales y dos Interamericanas. El repaso de su palmarés a nivel sudamericano.

Francisco Pedro Manuel Sá, se pasó la década del 70… ganando Copas Libertadores de América.  “Pancho”, como le dicen, llegó al fútbol de casualidad. Oriundo de una pequeña localidad Formoseña, en el norte Argentino, siempre le gustó el fútbol pero dejó el campo y se fue a Corrientes a estudiar Derecho.    

Allí jugó en Central Goya, en un pueblo, y cuando lo vieron, fichó para Huracán de Corrientes, que militaba en la Liga Correntina. Era 1965. Tres años más tarde, Huracán debuta en los torneos de AFA, frente a equipos tradicionales como Banfield, Newell´s, Argentinos Juniors, Chacarita, etc. En la temporada siguiente, de la mano de José Ramos (integrante de “La Máquina”), ya estaba en River Plate; aunque tuvo pocas oportunidades de mostrarse con los técnicos Labruna y Didí.

Recaló en Independiente, en 1971. Y arrancó a ganar cosas. Ese mismo año, el Rojo se quedó con el Metropolitano y accedió a jugar la Copa Libertadores de 1972 siendo el ganador de la Liquilla Pre-Libertadores, al derrotar al San Lorenzo subcampeón del Torneo Nacional. El Rojo se adjudicó el grupo 1 en la  primera fase, y llegó a la final después de vencer a Barcelona de Guayaquil y a San Pablo. “Pancho” Sá, jugó esa serie frente a Universitario de Perú, igualando en Lima 0 a 0 y con victoria de Independiente en Avellaneda por 2 a 1. Aquella zaga, la compartía con jugadores como Commisso, Garisto y Pavoni.

Al año siguiente, Independiente clasifica a la segunda fase en forma directa, como campeón de la edición anterior, y comparte el grupo 1 con San Lorenzo y Milonarios de Colombia. Aquel Rojo de Humberto Maschio ganó el grupo y enfrentaría en la final a Colo Colo, de Chile. Empate en 1, en Avellaneda; e igualdad en 0, en Santiago. La copa se definió en el Estadio Centenario de Montevideo con triunfo de Independiente por 2 a 1. La defensa solo tuvo un cambio con respecto a la del 71, con la aparición del “Zurdo” Juan José López, en el lugar del “Gordo” Garisto.

El Rojo, volvió a clasificar directamente a las semifinales de la Copa de 1974. Lo esperaban el Huracán del “Flaco” Menotti y Peñarol de Montevideo, que no representaron obstáculo para quedarse con el primer puesto. La final enfrentó a Independiente con San Pablo, con triunfo Paulista en el Pacaembú y victoria Roja en la Doble Visera. El desempate se jugó en el Estadio Nacional de Chile y el equipo de Avellaneda se quedó con el triunfo por 1 a 0 con gol de Pavoni, compañero de Sá, Commisso y López.

Pedro Dellacha, técnico campeón de la Libertadores de 1975, hizo un solo cambio en aquella defensa. El “zurdo” López le dejó su lugar a Alejandro Semenewicz, que se acopló a “la banda de Sá” sin ningún problema. El Rojo dejó en el camino a Rosario Central y Cruzeiro; para derrotar en la final a Unión Española de Chile.

“Pancho” Sá cumplió su ciclo en Avellaneda y se mudó a la Boca en 1976. Allí lo esperaba el “Toto” Lorenzo, técnico Xeneize que lo llevó a ganar su quinta Copa Libertadores en 1977. Sá, compartió la zaga con figuras como Pernía, Mouzo, Tarantini, Suñé, Mastrángelo, etc. Boca Juniors le ganó la primer final a Cruzeiro en Buenos Aires por 1 a 0, y perdió por el mismo resultado en Belo Horizonte. En el Centenario de Montevideo, terminaron 0 a 0 y en los penales, Sá levanto otra Copa Libertadores.

La edición de 1978, también se quedó en las vitrinas boquenses y en el palmarés de “Pancho” Sá. Boca empató 0 a 0 la primera final en el Pascual Guerrero, frente a  Deportivo Cali y lo goleó en la Bombonera por 4 a 0. Fue su último título internacional, ya que no pudo disputar la Intercontinental (no se jugó por negativa del Liverpool).

Pero “Pancho” se iba a dar un gustito más: formó parte del equipo de Boca campeón del Metropolitano de 1981, con Silvio Marzolini como técnico, y un tal Diego Armando Maradona con la número diez.

Más noticias de FANATICOS