Para ser campeón Nacional también debe mostrar su mística copera

Por: Federico Arboleda Londoño

Hay algo que hace especial a la Copa Libertadores, algo que no tiene ningún otro torneo continental más allá de lo que siente cualquier futbolero cuando va a ver un gran partido; ese algo que necesita un equipo para convertirse en campeón y lograr sumar otra competición a su palmarés, eso que solo tienen los grandes y que todos los campeones han tenido, mística. 

La mística, como otras tantas palabras encierra muchos significados y tal vez por eso es que tantos equipos la necesitan. Algunos para sumar una dosis de unión, otros para entender todo lo que significan los colores de la camiseta y muchos más, para saber que en este juego se necesita corazón y lo mejor de cada uno para llegar realmente a ser el mejor de América
 
Los ejemplos abundan y nombrarlos uno por uno es una larga tarea, sin embargo, no habría que ir muy lejos para recordar al Boca de Bianchi, al Caldas de Montoya o a la Liga de Bauza, para tener claro a qué me refiero y saber que aunque cada uno de estos equipos era muy diferente, todos supieron qué hay que hacer para ser campeón. 
 
Por esto este post lo escribo más como hincha que como amante del fútbol, porque creo que esa mística y muchos de los significados a los que ella dirige es lo que le falta a Atlético Nacional para seguir adelante y lograr su segunda Copa Libertadores. Porque el equipo verde que empezó siendo favorito, perdió su rumbo y ahora ya sin un cupo en las semifinales del torneo de su país, debe mostrar que el esfuerzo de la dirigencia por armar un excelente equipo, no fue en vano más allá de la salida de Santiago Escobar
 
Y creo que este es el momento para que Nacional se levante y demuestre que puede ser nuevamente uno de los grandes de América, que su historia y todo lo que ella conlleva no pasa inadvertida para sus jugadores y que ellos también le pueden responder a una de las hinchadas más grandes del país y del continente. 
 
 
Es momento de que Nacional muestre mística, que sus jugadores se invadan de un poco de lo que ha llevado a tantos a la gloria y que se den cuenta que el sentimiento de muchos por este equipo, trasciende pese a haber perdido cosas importantes. La Libertadores es única y este equipo tiene con qué ganarla, ahora es necesario que el sentimiento de este y de otros tantos hinchas se contagie para que ellos, desde el campo de juego, demuestren también su amor por la camiseta. 
 

Más noticias de FANATICOS