Si se puede

Por: Alberto Jos�

 El grito retumbó en Pueblo Nuevo y en todo el país, que pegado al televisor veía como el equipo más popular de Venezuela remontaba un imposible 3-0 que se trajo desde la capital paraguaya, en una fecha histórica para el fútbol venezolano, poco acostumbrado a esos triunfos. 
Fue el 12 de Abril de 1989, el Deportivo Táchira gracias a tres goles de "Carlitos" Maldonado, impulsado por la masa que plenó Pueblo Nuevo, y que nunca cesó de gritar el "Si Podemos", vencía a un impávido equipo paraguayo, el Sol de América, que traía una renta del partido de ida que en otras circunstancias y ante otro rival podría haber sido suficiente para pasar a otra fase de la Libertadores sin despeinarse.

El Carrusel aurinegro había caído vencido una semana antes en Asunción, 3-0, en un partido que los tachirenses jugaron la mayor parte del encuentro con 10, a una hora inhumana (1:30 pm) y donde el portero Francovig había sido una de las figuras. 

Después de enfrentar y vencer a Portuguesa, de visitantes, en el torneo local, Táchira recibiría a los paraguayos en su fortín, y en vez de tener un jugador menos, tendría uno más, el público, que en esa ocasión empujó como nunca. Y sucedió lo que el estratega de los tachirenses, Carlos Moreno, esperaba, el grupo de jugadores era muy fuerte y podía levantarse ante la adversidad, "Veníamos de un viaje larguísimo, porque después de jugar el último partido de la primera fase, en Brasil, nos quedamos allá esperando para conocer al rival, y al ser un equipo paraguayo, era más aconsejable viajar desde Brasil a Paraguay, después, al llegar a Venezuela fuimos a jugar directamente a Acarigua, y en el viaje de regreso a San Cristóbal se estropeó el autobús. Llegamos con mucho retraso a nuestras casas, solo quedó tiempo para dejar las maletas, saludar, e irnos inmediatamente a la concentración para el partido del miércoles 12, lo que fue muy difícil para nuestras familias, que tenían más de 15 días sin vernos, pero ese era un grupo de mucha fortaleza, y trabajamos basados en eso para revertir el resultado de Asunción. A pesar de todos los inconvenientes, los jugadores eran conscientes de que podíamos lograr voltear el marcador, y así lo hicimos. Definitivamente el empuje del público fue crucial, recuerdo que cuando celebré el segundo gol miré hacia la tribuna (principal) y se me quedó grabada una imagen, la de una pareja de personas mayores (de más de 70 años), saltando y gritando "SI PODEMOS"....", expresó el DT Moreno.
La lotería de los penales le dio el premio a los que menos lo merecían y la euforia de las tribunas se convirtió en tristeza, sin embargo, esos noventa minutos de gloria demostraron que el fútbol venezolano también estaba preparado para entrar en la historia del mundo futbolístico.

Más noticias de FANATICOS