Suarez salta de a tres, crack total en el Liverpool

Por: Pablo Colmán

Luis Suárez fue un infierno para Norwich City y su débil defensa, y gracias a sus tres goles Liverpool venció fuera de casa por goleada de 3-0 a su rival. De zurda fue el primero, de derecha el segundo y el tercero llegó desde 45 metros, para confirmar el imponente momento del uruguayo.


Liverpool ya no se juega nada en la Premier League y eso se sabe, y sólo queda defender el prestigio del club pensando en lo que viene. Y lo salvaron con creces. A pesar de haber perdido el fin de semana pasado, Luis Suárez se vistió de héroe y le dio la derecha a todos los que aseguran día a día que es uno de los mejores jugadores de la liga inglesa, y a todos los que preparan ofertas para contratarlo.


El uruguayo, que no hizo diferencia en cuanto a su juego respecto a presentaciones anteriores, tuvo en una lluviosa tarde inglesa algo a su favor: la suerte. Esta vez los palos no lo rechazaron, ni atajadas monumentales. Esta vez, el salteño tuvo todo a su favor y demostró sus habilidades gigantescas frente a Norwich City. Tres goles hizo el rojo, visitante esta vez, los tres con firma uruguaya.


Poco se puede analizar de un partido así, en el que fue tanta la superioridad del Liverpool. Si bien el dueño de casa pareció controlar a la perfección el cotejo en los primeros partidos, la ráfaga de destellos y pases conectados duró poco, y cuando se terminó, el uruguayo se dispuso a tener su partido.


Así fue. A los 23 minutos el uruguayo aprovechó una brillante asistencia de Steven Gerrard, quien robó la pelota, y se mandó un golazo de zurda, poniéndola bien arriba en el vértice derecho del arco defendido por John Ruddy. La conexión entre estos hombres fue permanente, tanto que minutos más tarde el capitán quedó pidiendo penal por una jugada que se dio a la inversa que la del gol.


Seis más tarde, eligió la otra pierna el salteño para rematar una jugada personal. Desbordó por la derecha, derrochando velocidad que ganó en el fútbol inglés, le ganó la marca a Elliot Bennett, que no pudo presionarlo, y siguió corriendo. Levantó la cabeza, calculó distancias, y sacó una diagonal de derecha que dejó a la pelota puesta contra el segundo palo, cuando el arquero lo esperaba en el primero.


La lluvia cada vez fue más fuerte en Carrow Road, y el dominio de Liverpool también, que se fue con dos goles de ventaja en el marcador, pero con mucha más diferencia en el juego reflejado en la cancha.


Para el complemento, Norwich intentó mejorar el flojo desempeño tenido en los últimos 25 minutos de la primera parte, ajustando fundamentalmente la defensa, que le facilitó la tarea al delantero uruguayo, imparable. A pesar del esfuerzo, iban 51' cuando Lucho tuvo el tercero, falló y le quedó a Shelvey, y éste reventó la bola contra el travesaño, el único que se metió en el medio en este cotejo.
El charrúa comenzó a ser víctima de los golpes desesperados del rival, pero eso no amainó su juego letal, que lo hizo encontrar un hat-trick a los 82 minutos.


De contragolpe venía Liverpool cuando Suárez cruzó la mitad de la cancha muy solo y no pensó: a 45 metros del arco, apuntó al mismo y la pelota pasó por arriba de Ruddy, metiéndose contra la red y desatando el delirio de la hinchada visitante.


Kenny Dalglish lo sacó terminando el cotejo para permitirle disfrutar de los aplausos y las ovaciones de la hinchada que siempre lo respaldó, mancándolo en los malos momentos y disfrutándolo en éstos. Terminó el cotejo con goleada, y se puso la campera el charrúa para ir a buscar la pelota, premio más que merecido. Y se fue, entre risas, conversando con Sebastián Coates, que vio la enorme actuación de su compatriota desde el banco.


Es uruguayo y brilla en la selección. Los equipos grandes pelean por él pero él no se quiere ir de Liverpool. A donde sí quiere ir es a Londres, a los Juegos Olímpicos, y si sigue por esta senda será muy difícil que Óscar Washington Tabárez no lo elija.

Montevideo Portal

Más noticias de FANATICOS