Tigres - Ayer y Hoy

Tigres <a href='https://www.pasionfutbol.com/tags/UANL'>UANL</a>: Ayer y hoy

La vida pasa tan rápida que es difícil de asimilar la montaña rusa que hemos vivido en tan solo cinco años. No se ustedes, pero a mi aún no me cae el veinte de lo que sucedió la fría y mágica noche del 11 de Diciembre. Cada que veo los videos, fotos y narraciones se me hace un nudo en la garganta.

He ido al estadio desde hace mucho tiempo y me atrevo a decir que jamás había sentido la unión que tenemos ahora con el equipo. Realmente somos uno, cantamos, reímos nos divertimos, apoyamos y vivimos, gozamos y sufrimos con ellos. Tenemos más empatía, más paciencia y sobre todo más confianza. Esto no se creo de la noche a la mañana, así que me puse a pensar en los ultimos 5 años que nos separan de lo que fuimos y lo que somos.

¿Qué ha pasado hace 5 años?

Nos dirigió Jose Luis Trejo, Mario Carrillo, Américo Gallego, Manuel Lapuente, Jose Pekerman y Daniel Guzmán. Nuestra estrella Walter Gaitán se va de Tigres. Desfilaron una cantidad increíble de jugadores que llegaron tan rápido como se fueron, pero con sus bolsillos llenos: Chamagol, el ‘Roly’ Zarate, Saritama, Restrepo, Francisco Fonseca, ‘El Loco’ Abreu, la ‘Gata’ Fernandez, Blas Pérez, Guillermo Marino, Pedro Benítez, Ariel Bogado, El ‘Pájaro’ Aguilar, Omar Bravo, Itamar, Fernando Ortiz, Tahuilan, Nagamura y Everton Cardoso. Estuvimos al borde del descenso, hubo declaraciones estúpidas y sin sentido, la pelea entre aficionados, el robadero de una directiva sin escrúpulos y sin corazón, los abucheos, el despido, re-institución y disculpas hacia Guzmán, entre otras cosas.

Lo demás ya lo conocemos. Llegó el Tuca, el Ing. Rodriguez, Sancho trae a Salcido, se van Itamar y Fonseca; se limpia la imagen, nos alejamos del descenso, superlíderes y finalmente campeones después de 29 años.

Pero, ¿por qué somos así ahora?

Les diré porque: aprendimos que no todos los partidos se van a ganar, ni que todos se van a perder. Aprendimos que, como en la vida, para todo hay un proceso y requiere tiempo para hacer de un lienzo en blanco una obra de arte. Aprendimos que si nosotros estamos en contra de ellos, eso no los va a motivar, si no que los va a deprimir. Aprendimos que los partidos son guerras, pero que la batalla se gana con tiempo, amor y dedicación. Aprendimos a hablar, gritar y callarnos en los momentos que meritaban; aprendimos que todos y cada uno de nosotros somos parte de este equipo, y aunque nuestras ideas sean diferentes, tenemos algo en común.

Aprendimos que correr a entrenadores y jugadores con presión y abucheos solo por malos resultados no era la opción correcta, ya que necesitábamos bases para poder salir adelante. Aprendimos que el Volcán nunca fue un estadio, sino una segunda casa. Aprendimos a cantar un himno de guerra que nos identifica a donde vayamos. Aprendimos que no solo se debe de apoyar en casa, si no de local también. Aprendimos a ganar y a ser humildes en ello, a no burlarnos y a disfrutar de algo que fue, es y será solo para nosotros y por ultimo, aprendimos que ser Tigres en las malas no demuestra que nos ‘vean la cara’ ni que seamos mediocres, si no que refuerza nuestro amor al equipo.

Mi mensaje es: si ya aprendimos todas estas cosas, solo nos falta aprender de nuestros errores y de nosotros mismos para no volverlas a cometer, ya que Tigres somos todos… y somos incomparables.

Tigres hasta la muerte.

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy