Un récord de medio siglo

 La edición 2012 de la Copa Libertadores de América celebrará el cincuentenario de un récord muy difícil de batir.

El 30 de agosto de 1962, Santos goleó 3-0 a Peñarol en el estadio Monumental de River Plate y logró el primero de sus tres títulos. Pero además, con esos 3 goles, el certamen sumaba 107 tantos en 26 encuentros, lo que redondeó un promedio de 4,12 goles por partido, el más alto en la historia de la Copa.
 
Tres fueron los máximos artilleros de la Libertadores 1962, los tres con 6 goles cada uno: Coutinho, el genial lugarteniente de Pelé en el Santos; Alberto Spencer, el depredador ecuatoriano de Peñarol, quien ya había sido goleador en 1960 y que sigue siendo el máximo artillero de la historia de la Copa; y su compatriota Enrique Raymondi, figura del Emelec que le marcó 5 la noche en la que los Eléctricos golearon 7-2 a Universidad Católica.
 
Aunque el mencionado choque en Guayaquil entre Emelec y la UC chilena tuvo 9 goles, no fue el partido con el marcador más abultado de ese año. Una semana después, en Vila Belmiro, Santos aplastó 9-1 a Cerro Porteño, de Paraguay, que disputaba su primera edición de la Copa.
 
Algunos de los goleadores que contribuyeron a subir el promedio fueron los santistas Dorval (5), Pelé (4), Pagão y Pepe (3 cada uno), el chileno Alberto Foullioux (4 para Universidad Católica), Luis Aguilera (4 para Deportivo Municipal, de La Paz, Bolivia), Alberto Gallardo (3 para Sporting Cristal, de Lima, Perú) y Mario Bergara (3 para Nacional, de Montevideo, Uruguay).
 
 
(*) Pablo Aro Geraldes. Periodista argentino registrado en Pasionlibertadores.com
 

Compartir Compartir Compartir

Lo más Popular

Post destacados de hoy