Una historia desde Paraguay

Por: Emanuel Garcia

Quiero contarle una historia a todos los amigos futboleros de sudamérica, una historia en la que no se ven afectados mas de 25 paraguayos, pero que igual es muy triste.

Todo comenzó en 1979 cuando Olimpia gana su primera Libertadores y un pequeño grupo de autodenominados "grandes" se traza como meta también conseguir ganar la Copa.

Pero viendo que sus objetivos eran truncados por diversos equipos sudamericanos se dedicaron a desmeritar los logros de Olimpia diciendo que supuestamente Osvaldo Dominguez compró la Copa del '79 (no me parece muy factible comprar una final en La Bombonera contra el mismísimo Boca). Pero nunca justifican el porqué de sus fracasos (¿Acaso es una conspiración de toda Sudamérica contra ellos?)

La situación se vuelve más tensa en el '90 cuando en la camiseta franjeada se pinta la segunda estrella de América. Nuevamente la excusa de las copas compradas (¿entonces también Olimpia les compró a ellos en primera ronda y en cuartos en el '91?)

Pero la gota que colmó el vaso fue la Libertadores del 2002 en la que Olimpia se consagra en el centenario de su fundación. Esto realmente molestó al grupo que para ese entonces ya se autodefinía como gigante.

Ellos también quisieron ganar la Libertadores en su centenario, o sea este año, para ello primero debían clasificar para la edicion 2012 de la Copa pero son tan malos que perdieron el campeonato y para colmo contra Olimpia.

Hoy este reducido grupo no teniendo otra opcion ha decidido pintar la vereda de su estadio por ser su centenario, obviamente no es como ganar la copa pero ellos se sienten bien haciéndolo.

Definitivamente, "al César lo que es del César", a Olimpia la Libertadores y a Ceero un balde de pintura.

Más noticias de FANATICOS