Viviendo el sueño de ser de Tigre

Por: Nicolas Salvador

Tendrían que vivir la película que nosotros vivimos, morir cuando nosotros morimos y volver a nacer todas las veces que fue necesario.

El amor más caro tuvimos que pagar, nadie que no haya vivido nuestra historia lo podría creer, los reportajes, las palabras, las fotografías, todo se quedó corto esa noche del once de diciembre. Tontos los que intentaron describirlo y más tontos los que intentaron entenderlo, Tigres es más que un título, más que una conquista, Tigres lo es todo, es una enfermedad, una pasión, un sueño.

Lo importante de ser barrista no es lo que estás dispuesto a hacer por los demás, es lo que los demás están dispuestos a hacer por ti y lo que te fuiste ganando en el tiempo que pasaste por cada tribuna, con tus actos, con tus hechos y no con tu lengua. Hay gente de mucho valor, de mucho respeto, gente de códigos, de huevos, gente e

n la que se puede confiar una vida, entre nosotros hay muchas cosas que no se pueden explicar y que a veces ni nosotros mismos entendemos. 

Tigres nos marcó la vida con cada paso que quisimos dar a su lado, tomando los riesgos que implicaba y enfrentando las diferencias por decidir ser barristas. 

Esa lluvia de abrazos después de la vuelta, no está en la televisión, no hay fotos, ni videos. Esa lluvia de abrazos está en el corazón, en el recuerdo de nosotros mismos y nada más, como todas nuestras vivencias, clandestinos siempre, porque los barristas son los que más hacen y los que menos disfrutan, los hinchas sin rostro. Ese momento de alegría fue nuestro y de nadie más, lo merecíamos todos, esas lágrimas que por fin cayeron de felicidad definitivamente no ocupaban de periodistas. 

Lo importante de ser barrista no es lo que estás dispuesto a hacer por los demás, es lo que los demás están dispuestos a hacer por ti y lo que te fuiste ganando en el tiempo que pasaste por cada tribuna, con tus actos, con tus hechos y no con tu lengua. Hay gente de mucho valor, de mucho respeto, gente de códigos, de huevos, gente en la que se puede confiar una vida, entre nosotros hay muchas cosas que no se pueden explicar y que a veces ni nosotros mismos entendemos. 

Tigres nos marcó la vida con cada paso que quisimos dar a su lado, tomando los riesgos que implicaba y enfrentando las diferencias por decidir ser barristas. 

Esa lluvia de abrazos después de la vuelta, no está en la televisión, no hay fotos, ni videos. Esa lluvia de abrazos está en el corazón, en el recuerdo de nosotros mismos y nada más, como todas nuestras vivencias, clandestinos siempre, porque los barristas son los que más hacen y los que menos disfrutan, los hinchas sin rostro. Ese momento de alegría fue nuestro y de nadie más, lo merecíamos todos, esas lágrimas que por fin cayeron de felicidad definitivamente no ocupaban de periodistas. 

Lo importante de ser barrista no es lo que estás dispuesto a hacer por los demás, es lo que los demás están dispuestos a hacer por ti y lo que te fuiste ganando en el tiempo que pasaste por cada tribuna, con tus actos, con tus hechos y no con tu lengua. Hay gente de mucho valor, de mucho respeto, gente de códigos, de huevos, gente en la que se puede confiar una vida, entre nosotros hay muchas cosas que no se pueden explicar y que a veces ni nosotros mismos entendemos.

Tigres nos marcó la vida con cada paso que quisimos dar a su lado, tomando los riesgos que implicaba y enfrentando las diferencias por decidir ser barristas.

Esa lluvia de abrazos después de la vuelta, no está en la televisión, no hay fotos, ni videos. Esa lluvia de abrazos está en el corazón, en el recuerdo de nosotros mismos y nada más, como todas nuestras vivencias, clandestinos siempre, porque los barristas son los que más hacen y los que menos disfrutan, los hinchas sin rostro. Ese momento de alegría fue nuestro y de nadie más, lo merecíamos todos, esas lágrimas que por fin cayeron de felicidad definitivamente no ocupaban de periodistas.

Gracias Tigres por ese gran momento de alegría, por generar tanto en tanta gente, gracias por las derrotas y los momentos que hicieron más fuerte esta pasión, por todas las veces que caíste que nos enseñaron a levantarnos, por todos los malos momentos que hicieron aún más satisfactoria esta espera, gracias por entender por fin que los chicos lo único que quieren es alentar, cantar y no parar nunca.

Más noticias de FANATICOS

NOTIFICACIONES

¿Desea que PASIÓN FÚTBOL te envíe notificaciones?

No, Gracias.

Ya estás suscrito a las novedades de PASIÓN FÚTBOL.

¡Parece que has bloqueado las notificaciones! Te enseñamos como desbloquearlas AQUÍ.