Lo echaron y le tiró una patada al árbitro. ¡MIRÁ EL VIDEO AQUÍ!

Lo echaron y le tiró una patada al árbitro. ¡MIRÁ EL VIDEO AQUÍ!

El juez del partido le mostró la roja a Neto Berola, de Confiança, que al ver la tarjeta intentó agredirlo y fue separado por rivales y compañeros. Su equipo finalmente descendió.

Las situaciones límites y la impotencia, si no son bien manejadas, pueden llevarte a tomar malas decisiones, esas racciones de las que después te arrepentís pero puede ser tarde. Ese fue el caso de Neto Berola, del Confiança de Brasil. Su equipo caía 1-0 ante Ponte Preta, el resultado lo condenaba al descenso a la Serie C y cuando el árbitro lo expulsó sobre el final...le tiró una patada.

El jugador ingresó a los 11 minutos del complemento cuando el resultado todavía era un empate y con su equipo todavía con chances en la tabla de posiciones para salir del fondo. Pero la bronca por el 0-1 y la impotencia lo llevó a reaccionar de la peor manera cuando vio la roja a cinco minutos del final.

Wilton Sampaio, reconocido en el arbitraje sudamericano, lo expulsó a minutos del final del encuentro y el jugador intentó hacerlo tropezar con una patada al nivel del tobillo del juez. La temperatura comenzó a subir y Berola tuvo que ser separado por rivales y sus propios compañeros para que el cruce con Sampaio no continuara.

Ponte Preta se quedó con los tres puntos como visitante en el estadio Estadual Lourival Baptista, que le sirvieron para asegurarse la permanencia. La contra cara fue Confiança, que con una fecha por disputarse jugará la próxima temporada en la Serie C.

"¡Me gustaría disculparme con mis compañeros profesionales, cuerpo técnico, directores, aficionados y el árbitro del partido de hoy! Fue la peor tarde de mi vida... ¡Perdimos el juego y me volví loco! Mi actitud hacia el árbitro Wilton Pereira Sampaio no fue correcta. Sabemos que fuimos perjudicados en innumerables ocasiones por el arbitraje a lo largo del campeonato. Y eso se fue acumulando... Pero nada justifica lo que hice, independientemente de la situación. A veces, en el fragor del juego, actuamos impulsivamente con la cabeza caliente y sin pensar. Pero esta actitud no va acorde con mi carácter, con mi fe en Dios y mucho menos con mi profesionalismo. Y por eso quiero disculparme públicamente. Pasé momentos maravillosos con la camiseta de Confiança, partidos especiales y goles importantes en este club que me abrazó desde el primer día. Y no quiero que eso se borre con una sola postura infeliz que tuve. ¡Mis más sinceras disculpas a todos!"

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias