Los colombianos en Boca Juniors, amados y odiados Los colombianos en Boca Juniors, amados y odiados

Los colombianos en Boca Juniors, amados y odiados

Fabra, Campuzano, Cardona y Villa, quienes hasta hace algunos días eran apuntados por todas las críticas de parte de los aficionados, se destacaron en la goleada ante Aldosivi y volvieron a ser aplaudidos.

De las críticas sanguinárias a los aplausos en poco tiempo, por aficionados que bajaron la vara en Boca Juniors y se conforman con ingresar a la próxima Copa Libertadores y ver juveniles en el primer equipo.

La relación entre los hinchas de Boca Juniors y los colombianos del plantel parece no entender de grises. Jamás pasan inadvertidos ni pesa la indiferencia. Luego de un largo tiempo, Frank Fabra, Jorman Campuzano, Edwin Cardona y Sebastián Villa, quienes se destacaron en la goleada 3-0 sobre Aldosivi, dejaron de estar en el centro de la polémica.

Los cuatro fueron titulares el día lunes y, si bien hubo algún murmullo en el silbatazo inicial, cerraron el encuentro con el visto bueno de las tribunas. Cardona y Villa, los más atacados en el último tiempo, debido a sus desplantes y sus escandalosos episodios, volvieron a convertir y reafirmaron su compromiso en el Xeneize.

Lo mismo sucedió con Fabra, al que su representante le deslizó que “le vendría bien cambiar de aire”. Hoy ambos son titulares en el esquema de Sebastián Battaglia y están ligados a la institución hasta 2023.

Otro que tiene tres años más de contrato es Villa, protagonista de una gran polémica que no solo desgastó su relación con el Consejo de Fútbol y sus compañeros, sino también con los seguidores.

“Tuve un mal momento en el que tomé una decisión errada, cualquier persona puede equivocarse. Hoy tengo la mentalidad fuerte, con todo lo que había pasado de mi madre me ayudó a tomar esa decisión que puede ser que no haya estado correcta. Pero bueno, estoy aquí poniéndole el pecho desde que llegué", aseguró el extremo.

El único colombiano con los días contados es Cardona, quien deberá volver a fin de año a Tijuana, dueño de su pase. El enganche quiere seguir y el Xeneize también pretende lo mismo, pero para que eso suceda debería darse un nuevo préstamo ya que no hay intenciones de desembolsar los cinco millones de dólares que cuesta su ficha.

"Como todos los seres humanos cometemos errores, yo solo vengo a demostrar en el terreno de juego, agradecido con la gente que siempre me apoyó, a mi familia, a Dios. Muy contento con el partido que hice pero falta mucho más, vamos a ver cómo termina, ojalá Dios quiera me pueda quedar mucho tiempo más acá", dejó en claro el ex jugador de Rayados y Pachuca.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias