Celta logra un triunfo clave para seguir en La Liga ante un Barcelona suplente y decepcionante

Los de Balaídos lograron una victoria clave para la permanencia con tantos de Maxi Gómez e Iago Aspas, de penal. Barcelona, por su parte, se pone a pensar

Por: Hugo Avalos

Celta logró un triunfo clave en su lucha por permanecer en Primera División. Derrotó como local a un Barcelona alternativo por 2-0 gracias a las conquistas de Maxi Gómez e Iago Aspas, de penal. Con este triunfo, se aleja de la zona de descenso, mientras que el Barça se mete de lleno en el duelo de Champions League ante Liverpool.

El conjunto de Fran Escribá fue superior ante los culés, que prácticamente jugaron con suplentes, ya que Ernesto Valverde prioriza, obviamente, la definición de las semifinales ante Liverpool. Pero, los nombres alternativos no pudieron hacer mucho ante un equipo necesitado, que mostró lo mejor, sobre todo en la segunda parte.

Poco que destacar del primer tiempo donde Barcelona intentó hacerse dueño del partido con el dominio de la pelota, pero la lesión de Dembélé obligó a Valverde a tener que mover el banco para hacer debutar al joven Alex Collado.

Conforme fueron pasando los minutos, Barcelona fue perdiendo la iniciativa. El peligro sólo llegaba con algún centro de Boateng, pero después no mucho más. Así, Celta le fue perdiendo el respeto. Empezó a acechar con algunas aproximaciones de Boudebouz por derecha y con apariciones de Iago Aspas y Maxi Gómez, pero aún sin inquietar a Cillessen ─hoy capitán del Barça─.

En la segunda parte, llegaron las emociones y también las polémicas. Es que a los cinco minutos, de un córner, Cillessen dejó un rebote tras cabezazo de Cabral y, allí, apareció Araujo para empujar la pelota. Sin embargo, después de una larga revisión ─casi tres minutos─, el árbitro José María Sánchez anuló lo que hubiese sido el 1-0 para los locales por offside del mexicano. La jugada es muy fina.

Los de Balaídos se mostraban mejor en esta segunda parte, mientras que Valverde tuvo que recurrir a Arturo Vidal para tratar de darle orden al equipo. Pero, a los 22 minutos, apareció Maxi Gómez para anticipar en el primer palo y convertir, ahora sí, el 1-0.

Pero el gol de ventaja no despertó a los blaugranas. De hecho, Celta siguió siendo superior, aunque se preocupó más por retener el balón que por buscar el segundo gol para aumentar la ventaja. De hecho, prácticamente no tuvo paradas Rubén Blanco, lo que prueba que Barcelona prácticamente no llegó al área rival.

A falta de tres minutos para el final del partido, luego de una revisión del VAR por mano de Wagué dentro del área, el árbitro cobró penal. Iago Aspas lo cambió por gol para liquidar el encuentro con el 2-0 merecido.

Poco para rescatar de este Barça, que tuvo un muy mal rendimiento de jugadores como Arthur, Malcom o Boateng. Esto puede ser decisivo para el propio técnico, en cuanto a si los tendrá en cuenta en un futuro cercano.

Celta, con este resultado, depende de sí mismo para lograr la permanencia. Lo hará con un sólo triunfo en alguno de sus dos próximos partidos, complicando el panorama para Valladolid y Rayo Vallecano. Por su parte, Barcelona, ya campeón, tiene otras cosas para pensar como la Champions League y, próximamente, la final de la Copa del Rey.

Más noticias de LA LIGA

NOTIFICACIONES

¿Desea que PASIÓN FÚTBOL te envíe notificaciones?

No, Gracias.

Ya estás suscrito a las novedades de PASIÓN FÚTBOL.

¡Parece que has bloqueado las notificaciones! Te enseñamos como desbloquearlas AQUÍ.