Lionel Messi: 'Mi posición cambió'

La salida de Neymar supuso un nuevo rompecabezas que Ernesto Valverde rearmó rápidamente: reemplazó el 4-3-3 por el 4-4-2 con Messi como armador y dejó a Suárez como única referencia de área.

Por: Pasión Fútbol

Aunque el Barcelona haya gastado más de 200 millones de euros entre Ousmane Dembélé y Philippe Coutinho, nunca podrá reemplazar a Neymar. Hay piezas que son únicas y facilitan el armado de un esquema, y no tenerlas obliga al entrenador a cambiar el dibujo táctico de su equipo. Este dilema debió afrontar Ernesto Valverde cuando se confirmó la partida del brasileño al PSG. Para colmo, el delantero francés se lesionó apenas unas semanas después de su llegada y ninguno de los suplentes convertía al tridente ofensivo del Barça en un arma letal.

Pasaron Deulofeu y Rafinha, pero ninguno de los dos convenció a Valverde. El DT optó por virar al 4-4-2 y esto marcó un nuevo cambio posicional para Messi. Ya no es aquel wing derecho que empezaba todas las jugadas con la línea en su espalda ni tampoco el falso 9 que implementó Pep Guardiola. No están tan equivocados los que comparan a Messi con Dios, porque el 10 del Barça está en todas partes. Él mismo lo reconoció en una entrevista difundida por Pepsi: "Puede ser que en el último año haya retrasado un poco más mi posición y llegue desde atrás al arco, no como otros años que estaba más de tres cuartos para adelante, pero sí que es verdad que me tiré unos metros más atrás, pero siempre con la idea de seguir llegando al arco y de seguir haciendo goles".

 

Mientras siga jugando al fútbol, Messi convertirá goles. Ya no serán tantos iniciando desde la banda derecha y cerrándose hacia el medio, y cada vez son más los que mete de frente al arco, ingresando al área por el centro de la medialuna como receptor de los pases de Jordi Alba, su mejor aliado. En este Barça modelo Valverde, Suárez es la única referencia de área y Messi merodea, con Rakitic y Paulinho como laderos y las presencias de Alba y Sergi Roberto por las bandas. 

A 100 días del Mundial de Rusia, Messi ratifica con palabras algo que viene demostrando hace meses cada vez que sale a una cancha: su última versión siempre es su mejor versión. Valverde lo disfruta y Sampaoli sueña con poder, por fin, armar una Selección Argentina alrededor suyo que levante la copa en Rusia.

Más noticias de LA LIGA