El día que una balacera paró el fútbol en México

El pánico mandó en Torreón, Coahuila durante un partido de la Primera División de México

Por: Pasión Fútbol

Era la jornada 6 del torneo Apertura 2011 en la Liga MX. Se jugaba en el Territorio Santos Modelo de Torreón el partido entre Santos y Monarcas Morelia. Corría el minuto 40 cuando tanto la gente que estaba dentro del estadio y los que veían el partido por televisión pudieron escuchar una balacera que desató la desbandada de jugadores, árbitros e hinchas.

En aquél momento no se sabía de dónde provenían las detonaciones y lo primero que hicieron los jugadores fue correr hacia los vestidores, mientras que los hinchas que se encontraban en el estadio, cerca de 20 mil, pudieron entrar al campo y otros se tiraron al piso en las tribunas.

El primero en darse cuenta y correr de su portería fue el arquero argentino, Federico Vilar, quien en aquél momento jugaba para el conjunto de Morelia. Todos los jugadores, al ver la reacción de Vilar fueron tras de él; mientras que los que pudieron, fueron a cobijar a sus familias.

Con una duración aproximada de 5 minutos, por fin cesó la balacera. Pero el árbitro del encuentro, Francisco Chacón decidió suspender el partido, situación confirmada por el entonces capitán del conjunto lagunero, Oswaldo Sánchez al centro del campo anunciando lo sucedido, pidiendo que se guardara la calma y agradeciendo que no hubo víctimas que contar dentro del estadio.

Unos meses antes, Torreón fue sede de la Copa del Mundo Sub 17 cuando la Selección Mexicana enfrentó a Alemania en las semifinales. La Comarca Lagunera fue duramente criticada debido a que se les dio la sede en un juego tan importante a pesar de la difícil situación de seguridad que vivía la ciudad en aquél momento.

Más noticias de LIGA MX