Además del gol, Riquelme cumplió con el deseo de su hijo

Juan Roman Riquelme cerro una noche redonda en San Pablo: gol y clasificación para volver a escribir una página gloriosa de Boca en la Libertadores.

Tras el partido, el enganche repartió elogios para Ronaldinho, le quitó responsabilidades en el gol al arquero Cassio y evitó entrar en controversia con la actuación del árbitro Carlos Amarilla.

Pero la gran alegría del ex Barcelona y Villarreal fue haber podido cumplir con el pedido de su hijo Agustín, quien le había avisado que quería la remera de Paulinho.

 

Fuente: Terra Brasil.

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy