INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

NOCHES ÉPICAS

Barcelona-Chelsea: los capítulos más apasionantes de la Champions League

El baile de Ronaldinho, la aparición de Messi con acusaciones de Mourinho, el golazo de Iniesta y la vaselina de Ramires en el Camp Nou. Historias inolvidables en los Barça-Chelsea de Champions League.

Al año futbolístico del Barcelona le quedan dos paradas antes de que el plantel quede licenciado por las fiestas y vuelva a la acción con el comienzo de 2018. El último compromiso de este 2017 será el clásico contra el Real Madrid en Santiago Bernabéu, pero este lunes los de Ernesto Valverde se enteraron que disputarán un cruce con mucha historia en los octavos de final de la Champions League. Para llegar a Kiev, el Barça deberá hacer una parada obligada en Londres. Allí estará esperando el Chelsea en Stamford Bridge.

Decir Barcelona-Chelsea es recordar inmediatamente la imagen de Iniesta clavando ese derechazo inatajable en 2009 que provocó una corrida desenfrenada de Pep Guardiola. También aquella inolvidable semifinal en la que José Mourinho salió triunfal gracias a un inolvidable gol de Ramires. Cada episodio entre estos dos equipos regaló momentos que quedaron en las páginas más emotivas de la historia de la Champions League.

La danza de Ronaldinho

El Barcelona que ganaría la final europea contra el Arsenal en 2006 recién empezaba a tomar forma de la mano de Frank Rijkaard. En la Champions 2004/05, los culés se cruzaron con el Chelsea y el equipo inglés revirtió con mucha autoridad el 2-1 de la ida en el Camp Nou.

De aquella serie reñida que se definiría gracias a John Terry (5-4 en el global) lo que más se recuerda es la clase de samba que Ronaldinho le dio a la defensa del Chelsea. Aquel día el astro brasileño demostró que en una cancha también se puede bailar y regaló un golazo inolvidable con una definición majestuosa de puntín desde la medialuna del área, mientras tres rivales lo rodeaban.

 

La pesadilla de Messi

Al año siguiente el azar quiso que Barcelona y Chelsea volvieran a cruzarse en los octavos de final, pero esta vez sería el equipo español el que saldría airoso: primero se impuso 2-1 en Stamford Bridge con goles de Terry en contra y Samuel Eto’o (descontó Thiago Motta, también en contra), y le alcanzó con empatar 1-1 en el Camp Nou para pasar a cuartos de final.

El partido de ida tuvo un duelo muy particular en el extremo izquierdo del ataque del Barça: el joven Lionel Messi, aquel de pelo largo, con la 30 en la espalda y una gambeta endiablada que empezaba a deslumbrar en el fútbol mundial contra el ríspido Asier Del Horno. Aquel día pudo haber sido uno de los más tristes en la carrera del argentino, porque un planchazo descalificador en su rodilla izquierda podría haberle arruinado la carrera.


El duelo entre el argentino y el español solo duraría 37 minutos porque después de la primera patada tuvo otra entrada durísima contra Messi y el árbitro Terje Hauge le mostró la roja. Desde el banco de suplentes, Mourinho miraba atónito el tumulto originado por la falta durísima de su defensor. Después del partido empezaría la rivalidad entre el portugués y el Barça. “¿Cómo se dice hacer trampa en catalán?”, preguntó en la conferencia de prensa. “¿Pueden suspender a Messi por actuar? Barcelona es una ciudad cultural con muchos teatros y este joven aprendió muy bien a actuar”, dispararía Mou. La respuesta de Messi no tardaría en llegar: “No hago teatro. No le doy importancia (a los dichos de Mourinho) porque sabemos cómo es él, que le gusta hablar y calentar el clima en los partidos”.

En esa temporada, aunque sin Messi en la cancha, el Barcelona le ganaría al Arsenal en París y alcanzaría la segunda Champions League de su historia, la primera de la era Messi.


 

Años más tarde, Mou se rendiría a los pies del argentino: “Una cosa es un equipo, otra cosa es un equipo con Messi. No digo que el Barcelona siempre vaya a ganar pero un equipo con ese chico es diferente, es otra historia”.

Iniestazo

La temporada 2008/2009 de la Champions League tuvo un detalle muy particular: tres equipos ingleses llegaron a semifinales. El campeón fue Barcelona. Para llegar a esa final en Roma, el Barça volvió a cruzarse con el Chelsea, esta vez en semis. La serie, a diferencia de las anteriores, fue tan pareja que solo tuvo dos goles y ambos fueron en el segundo partido, en Stamford Bridge. El estadio londinense era una fiesta desde el minuto 9, cuando Michael Essien puso en ventaja a los de Guus Hiddink. Sin embargo, Andrés Iniesta tenía una bala guardada para una de las últimas pelotas del partido.

Bien pegado a la banda derecha, Dani Alves desbordaba por enésima vez. Su centro cayó en la cabeza de Terry, que rechazó hacia la banda derecha. El rebote lo capturó Eto’o y le cedió la pelota a Messi. En ese momento, cuando el esférico tiene una temperatura similar a la del Sol, únicamente los genios ejecutan con maestría. Al argentino no le daba el perfil para ejecutar con su pierna menos hábil pero sí le dio un puntazo para dejársela mansa en la puerta del área a un Iniesta que retrocedió dos pasos y pasó a la posteridad con un zapatazo inolvidable. Los que estaban en la cancha corrieron hacia el córner para formar una montaña encima de Iniesta, los suplentes se sumaron y hasta Pep Guardiola corrió desenfrenadamente casi 50 metros.

El relator inglés, tan emotivo como descriptivo, pintó el panorama de todo un estadio con una frase fantástica: “Los hinchas del Chelsea se tapan los ojos del horror”.


La venganza de los Blues

Tres años después, los Blues tendrían su revancha, también con un momento épico. Otra vez en semifinales, Chelsea y Barcelona se disputaban un lugar en la final de la Champions League y los de Roberto Di Matteo contaban con la ventaja del 1-0 logrado en la ida. La revancha se jugaría en el Camp Nou y sería una noche negra para Lionel Messi.

Con goles de Busquets e Iniesta en el primer tiempo, el Barça revertía el global y tenía un pie en la final, pero antes del descanso, Lampard le puso un pase quirúrgico a Ramires y el brasileño definió con una vaselina inolvidable.  


En el complemento llegaría el momento negro de Messi. El 10 argentino tuvo la chance más clara de marcar ese gol que necesitaba el Barça para imponerse en el global y falló. Sobre el final, con todo el equipo volcado en ataque en busca del tercer gol, un rechazo largo encontró a Fernando Torres solo contra Víctor Valdés y el delantero no perdonó: dejó al arquero en el camino y definió con el arco vacío.

 

Cuando llegue el próximo duelo entre Chelsea y Barcelona habrán pasado casi seis años desde la última vez que se vieron las caras. Tanto en Stamford Bridge como en el Camp Nou se revivirán historias del pasado y saldrá el recuerdo de varias noches inolvidables de Champions League. Fueron ocho los enfrentamientos entre ambos y Messi jamás logró convertir un gol. En Barcelona esperan que se rompa la racha y que la serie termine con festejo blaugrana, mientras que en Londres, los hinchas Blues sueñan con repetir la épica noche del 2012.

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy