Boca derrotaba a Vélez, en el partido de la 'patada de Sessa'

Hay partidos que quedan en el recuerdo por algún gol espectacular. Otros en los que la mente elige recordar una jugada que endulza los ojos y te lleva automáticamente a ese partido. Y también hay encuentros en los que una acción que lejos está de ser atractiva para la mirada pero que logra quedarse con todo el recuerdo de lo sucedido. Eso fue lo que sucedió el 2 de mayo de 2007, cuando en el encuentro de octavos de final de la Copa Santander Libertadores el hasta entonces cinco veces campeón del certamen, Boca recibía a un Vélez que quería amargarle la noche. Finalmente fue una tranquila victoria Xeneize por 3 a 0. ¿Qué fue lo más recordado de aquella noche? La patada que el arquero Gastón Sessa le pegó al delantero Rodrigo Palacio al promediar el primer tiempo, que culminó con el delantero con el ojo en compota y con el 1 de Vélez en las duchas.

 

Ya nadie se acuerda de que Boca formó con Caranta; Ibarra, Silvestre, Morel Rodríguez, Clemente Rodríguez; Ledesma, Banega, Cardozo; Riquelme; Palacio y Palermo. Ni que los goles fueron de Riquelme, Palermo y Clemente Rodríguez para casi sentenciar la historia. Una historia que siete días más tarde terminaría 3 a 1 en favor de Vélez en Liniers y con Boca pasando a los cuartos de final de una Copa Santander Libertadores que terminaría consagrándolo campeón. Pero ese 2 de mayo de 2007 todo el mundo lo recordará como el día de la 'patada de Sessa'. 

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy