INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

EL BAÚL DE LOS RECUERDOS DE LA LIBERTADORES / NOTA 15

Boca "descubrió" la Libertadores para el fútbol argentino

En camino de llegar nuevamente a la final del torneo, vale el recuerdo y reconocimiento de aquel equipo campeón argentino de 1962 que apostó a conquistar el trofeo en medio de la desidia que existía en el país.

Con Boca Juniors encaminado hacia una nueva final de la Copa Santander Libertadores, vamos a rescatar del Baúl de los Recuerdos un merecido reconocimiento que en su momento —hace nada menos 47 años atrás—, tributó la revista "El Gráfico" a la conducción del club xeneize. ¡Qué lindo apodo éste de xeneize, utilizado habitualmente en el pasado por los periodistas para referirse al club auriazul! Era un vocablo del dialecto genovés, de la zona portuaria en las primeras décadas del siglo XX, caracterizadas por la fuerte inmigración italiana que llegó a Buenos Aires. "Ahí vienen los xeneizes", decían al verlos deambular por el barrio de La Boca en busca de alguna pensión o un trabajo para iniciar el duro camino en busca del destino en una tierra extraña y desconocida... Volvamos al motivo de la nota de hoy.

La Copa no le interesaba al fútbol argentino

El 10 de febrero de 1965 la revista semanal "El Gráfico" —en aquel tiempo una verdadera Biblia del deporte argentino—, publicó una edición especial destinada al análisis de la inmediata participación de Boca Jrs. e Independiente en la quinta edición de la Copa Libertadores de América. Dentro del material ofrecido a los lectores destinaron una muy buena cantidad de páginas a la retrospectiva de los cuatro certámenes anteriores, con un estudio profundo de la realidad de cada uno de ellos, así como de la creación del torneo.

Con la valentía que encaraba la publicación el análisis de los temas profundos, con grandes titulares reflejó la cruda verdad sobre el total desinterés que el fútbol argentino demostró y puso de manifiesto al decidir su participación en la Copa a partir de su creación en 1960. Hasta 1963 el "gran objetivo" fue la "gran desidia", tituló una nota que describía esta realidad hoy oculta. "Durante tres años solo fue la preocupación de unos pocos ‘curiosos’ —expresaba el "copete" del artículo—. No nos interesaban ni los triunfos ni las derrotas. Así lo documentó El Gráfico Nº 213, del 7 de marzo de 1962, al comentar el partido en el que Nacional de Montevideo eliminaba con un empate a Racing, nuestro campeón. ‘No nos interesa’, era la respuesta que hasta entonces habían dado los representantes argentinos a la Copa".

Leamos el comienzo de la nota en cuestión:

Fueron tres años en que la Copa no encontró clima en nuestro medio. Su desarrollo nos llegaba en sintética expresión periodística. Se interpretaba como una serie de partidos más. Internacionales, pero casi amistosos.

No trascendían.

Ni nos tocaban a fondo las derrotas.

Los cables y las fotos que documentaban los partidos de otros países apenas interesaban como hechos anecdóticos. Lejanos. Sin ninguna conexión con nuestra realidad.

Fue la época de la "gran desidia". Ese fue, paradójicamente, nuestro "gran objetivo".

Competir por compromiso. Sin medir la dimensión consagratoria que encerraban los triunfos. Con una mentalidad pueblerina, seguíamos preocupándonos sólo en la lucha interna. Esa era la prioridad que habían establecido los clubs argentinos.

Mientras, en los cercanos Brasil y Uruguay vivían la euforia de grandes espectáculos deportivos mirando hacia Europa, con la que debían dilucidar una supremacía mundial. En el nivel de equipo de clubs. Pero SUPREMACÍA MUNDIAL.

En ese lapso se despilfarró sin criterio una posibilidad no sólo futbolística, sino incluso económica. Se desconoció algo muy importante: nuestros equipos y nuestro público estaban en condiciones de responder a las exigencias del torneo. Esto quedaría ratificado más adelante.

El balance de esta etapa es negativo. Queda de positivo el saber aprovechar la experiencia. Después de esos tres años, otros se encargaron de actuar distinto.

Y la Copa empezó a interesarnos...


Ya el campeonato de la AFA tenía otro interés: competir en la Copa de Campeones.

 


Boca Jrs. "descubrió" la Libertadores en Argentina

En la página siguiente de la edición de "El Gráfico" que rescato del archivo para construir esta nota reveladora de una verdad a la que hoy poco se alude, debajo del indicativo del año (1963) y el número de la competición (cuarta edición), se abría la nota con un sugestivo título: Con Boca surge la "nueva conciencia". Leamos el texto...

"Sí, señor... hemos jugado varios partidos del torneo oficial con hombres de la reserva y la tercera. Y volveríamos a hacerlo si es que a Boca se le presenta una nueva chance n la Copa de Campeones". Alberto J. Armando, casi sin querer, volví a incitar a la polémica con estas declaraciones, en la segunda quincena de septiembre de 1963. Es decir, después que el Santos eliminó a Boca en Buenos Aires, dejando una taquilla record: 17.318.800 pesos.

La nueva conciencia estaba en marcha. El minoritario grupo de escépticos fue aplastado por el convencimiento general que compartió el criterio de Armando: "Para nosotros lo más importante es la Copa de Campeones". Y la subestimación de San Lorenzo, Racing e Independiente entre los años 1960-1962 fue un elemento de crítica, incluso para los mismos hinchas que dos o tres años antes desconocían la importancia del torneo.

Boca Juniors obligó a que la Copa le gane a la tribuna. A la misma tribuna que el 4 de agosto enronqueció abucheando la formación del quipo que unos minutos más tarde enfrentaría a Atlanta. Sorpresivamente los nombres de Spilinga, Heredia, Novarini, Da Silva, Mas, Aimonetti y Loayza aparecían mezclados entre algunos titulares y la derrota por 3-0 creaba un clima de tensión.

El reconocimiento de "El Gráfico" a Boca Jrs.
 

En los tres partidos siguientes, por el campeonato local, Boca insistía en reservas a sus mejores hombres para la Copa de Campeones, que simultáneamente se disputaría en Montevideo, Buenos Aires, San Pablo, Buenos Aires. Empató con Argentinos Juniors (0-0), perdió con Huracán (2-0) y con San Lorenzo (3-0). Sobre 8 puntos posibles obtuvo sólo uno, y en un mes largo no consiguió ningún gol. Entre esos cuatro encuentros las recaudaciones no alcanzaron siquiera cuatro millones de pesos, y los siete puntos que perdió fueron los mismos que lo separaron de Independiente, que ese año se clasificó campeón.

"A Boca sólo le importa ahora la Copa de Campeones, lo demás pasa a segundo plano". La tesis tuvo adeptos. Independiente recogió el ejemplo y un año más tarde llegó a la final con el Inter en tres partidos que conmocionaron al país. Ahora Argentina tiene dos representantes en una chance que se agiganta.

Boca fue el principio de la trascendencia. Le ganó la guerra a una indiferencia, que se fue aplacando hasta desaparecer. Obligó al despacho de cables que informaron al mundo. La nueva conciencia ya está encaminada...


Aquel Boca campeón de 1962 en la Copa de 1963

Los xeneizes obtuvieron el título de campeones en el torneo argentino de 1962 con 22 puntos, superando por tres unidades a Independiente y River Plate, que quedaron en segundo lugar. El equipo base lo integraban Errea o Roma en el arco; Silvero y Orlando en la zaga; Simeone, Rattín y Marzolini en la línea media; Nardiello, Menéndez, el brasileño Valentin, Grillo y Alberto González en el ataque. También actuaron el peruano Loayza, Juan José Pizzutti ya entrado en años, los punteros Pueblas y Eugenio Callá.

Dirigiéndonos a los jóvenes hinchas de hoy, debemos realizar una aclaración para todos aquellos que atraídos por la historia, se inclinen sobre el fútbol argentino de este tiempo que estamos recordando:

  • Los jugadores se numeraban del 1 al 11 los que, a su vez, eran indicativos de las posiciones que ocupaban en la cancha (como en el rugby).
  • Mundialmente el 2 era back derecho y el 3 back izquierdo; el 4 lateral derecho, el 5 centre-half y el 6 lateral zurdo.
     

Nunca supimos el motivo —y lo preguntamos en muchas ocasiones y a los más diversos protagonistas—, por el cual en Argentina el 3 actuaba en la cancha como lateral izquierdo y el 6 lo hacía en la posición de back zurdo. Por esa razón, si se lee la integración de la defensa de Boca escrita en los diarios y revistas de la época, aparece Errea (1); Silvero (2) y Marzolini (3); Simeone (4), Rattín (5) y Orlando (6). En el campo Silvio Marzolini actuaba realmente como lateral y el brasileño que fue campeón del Mundo en 1958 lo hacía de back. Un detalle a tener en cuenta...
En suma, con esa conquista, por primera vez Boca se clasificó para disputar la Copa Libertadores de América.


La adquisición de Sanfilippo en precio récord

Para realizar su debut copero —término que estaba muy de moda—, curiosamente el equipo xeneize renovó gran parte de su plantel buscando aumentar su poderío apostando a ganar la Libertadores. Pagó a San Lorenzo la suma récord en ese momento, de 25 millones de pesos, por el pase de José Francisco Sanfilippo.

También fichó a los brasileños Del Vecchio y Ayres Moraes; al paraguayo Benicio Ferreyra y otro celebrado atacante cuya capacidad había disminuido notoriamente: Omar Orestes Corbatta. Además logró la incorporación del gran zaguero uruguayo Alcides Silveira haciéndolo retornar del Barcelona de España donde estaba enrolado y, durante el año, aparecieron fugazmente Novarini adquirido a Huracán y Rulli procedente de Estudiantes (integraría en 1966 el famoso Racing, "el equipo de José"). Del plantel djuvenil ascendió al primer equipo un pibe de otro tiempo. Provenía de la villa, asombraba por una técnica depurada y a partir de su aparición llenó una etapa grande de los boquenses: Ángel Clemente Rojas.

Boca Jrs. participó en la cuarta edición del torneo, en 1963, en el grupo 3 enfrentando a Olimpia de Paraguay y Universidad de Chile. Perdió 1-0 en el debut ante Olimpia en el estadio de Puerto Sajonia (aún no se llamaba Defensores del Chaco); ganó la revancha 5-3 en La Bombonera y venció en los dos partidos a los chilenos, 1-0 de local y 3-2 de visita en el estadio Nacional de Santiago, con un triplete (ahora le llaman "hat trick", ¡por favor, señores, respetemos nuestra lengua y dejemos de lado los modismos europeizantes!), de José Franciso Sanfilippo.

En los dos encuentros ante los paraguayos José D’Amico se mantuvo en el cargo de entrenador. Había llevado a Boca Jrs. a la conquista del título de campeón argentino en 1962. Decidida su separación, en forma interina dirigió Arcadio López ante Universidad de Chile en La Bombonera. En la revancha, en el partido que cerró el grupo, asumió como director técnico Adolfo Pedernera que trabaja en dupla con Aristóbulo Deambrossi, compañero de sus años de futbolista en River Plate.

José Francisco Sanfilippo con la camiseta de Boca Jrs. en 1963 (foto: www.lavoz.com.ar).
 

En las semifinales Boca Jrs. se cruzó con Peñarol. Este cronista presenció los dos partidos. Electrizantes ambos. En Montevideo abrió la cuenta en un contragolpe el brasileño Paulo Valentim. Los aurinegros empataron con un autogol de Magdalena, el back derecho, y sobre la hora, en un contragolpe letal cuando los uruguayos buscaban el triunfo, otra vez Valentim liquidó el partido. En La Bombonera el cotejo mantuvo las mismas características que el del Estadio Centenario. De ida y vuelta. Lo definió Sanfilippo con un remate rastrero desde fuera del área, dirigido al palo derecho del golero Maidana.


Las finales con el Santos

La oncena de Boca Jrs. no tenía ningún punto de contacto con el equipo campeón argentino de 1962. Errea se mantuvo en el arco postergando a Roma; Magdalena y el brasileño Orlando (su nombre real era Pecanha de Carvalho) en la zaga; Simeone, Rattin y Heredia conformaban la línea media y adelante el quinteto ofensivo se modificaba en cada partido.

Ante Peñarol en Montevideo , donde no integró el equipo Sanfilippo, jugó Rulli de wing derecho "mentiroso" —así se decía porque el futbolista llevaba un número en la espalda pero no ocupaba la posición que le correspondía en función del mismo—, actuando con el 7 pero jugando en la mitad del campo junto a Rattín (5) y Alberto González que era otro "mentiroso". En la camiseta llevaba el 11 pero no actuaba de puntero sobre la raya, sino que lo hacía en la mitad del campo dentro del 4-3-3 utilizado en aquel tiempo. Los tres del ataque neto se movilizaban en los puestos centrales: Ángel Clemente Rojas, Paulo Valentim y Norberto Menéndez. En la revancha entró el "Nene" —como apodaban a Sanfilippo—y salió Rulli del equipo.

El Santos de Pelé con toda su corte recibió a Boca Jrs. en Maracaná con tribunas repletas. No jugó el brasileño Valentim suplantado por el legendario Ernesto Grillo, que había retornado de su largo pasaje por el fútbol italiano. A los 28’ el Santos ganaba 3-0. En el segundo periodo el uruguayo Alcides Silveira entró por Marzolini y comenzó a jugar en la media cancha. Me contaba que le dijo a Pedernera que iba a jugar arriba de los morenos, para mostrarles la suela. Dio resultado. Con dos goles de Sanfilippo —uno sobre el final del partido—, los xeneizes acortaron ventajas y salvaron el honor.

En la revancha en La Bombonera los dos clubes mantuvieron los mismos equipos. Arrancó ganando Boca Jrs. con gol de Sanfilippo, pero en el segundo tiempo Santos dio vuelta el tanteador con goles de Coutinho y Pelé, consagrándose por segunda vez consecutiva campeón de la Copa Libertadores.

Quedó para el recuerdo, y también como anécdota, el enfrentamiento entre los dos goleadores de Boca Jrs., Paulo Valentim y José Francisco Sanfilippo. No congeniaban. En la realidad, el exjugador de San Lorenzo era muy difícil de llevar y no aceptaba que nadie —ni siquiera el entrenador de turno—, lo contrariara. Se negó a jugar desde atrás como le pidió Pedernera y se hizo su voluntad saliendo del equipo el goleador brasileño.

En suma y como conclusión, al margen de la frustración que quedó en los boquenses por no haber alcanzado el título en su primera participación en el torneo, el presidente Alberto J. Armando y su club, fueron los que "descubrieron" la Copa Libertadores de América para el fútbol argentino.
 

Documentos fílmicos de las finales de 1962 y 1963

Santos 3 x 2 Boca Juniors - 1ra. Final - Libertadores 1963

 

Boca Juniors 1 x 2 Santos - 2da. Final - Libertadores 1963 (video de los goles en notable calidad)

 

Copa libertadores - Santos FC campeón 1962 - 1963 (Fox Sports)

 

Documental Finales de 1962 y 1963 (SporTV Brasil - en portugués)

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.