Brasil vs Argentina: Gabriel Jesús y Firmino mandan a la Verdeamarela directo a la final de la Copa América 2019

Brasil fue efectivo y venció por 2-0 a la Argentina en las semifinales de la Copa América. Espera en la final por Chile o Perú

Por: Hugo Avalos

Brasil no dejó dudas. Fue efectivo y certero para aprovechar sus ocasiones y está en la gran final de su Copa América. Derrotó por 2-0 a Argentina con goles de Gabriel Jesús y Roberto Firmino. Espera en la final por Chile o Perú, que jugarán este miércoles.

Pese a un gran esfuerzo del seleccionado albiceleste, el equipo de Tité aprovechó las pocas situaciones que tuvo y se floreó en la semifinal para llegar a la final en casa. Lionel Scaloni volvió a fallar en los cambios en el segundo tiempo cuando el equipo mejor se mostraba.

La primera parte fue caliente, esperable por el tipo de partido y la instancia de la competencia. Arrancó mejor la Verdeamarela imponiendo condiciones y absorbiendo el balón desde los laterales al centro. Pero, poco a poco, Argentina también hizo lo suyo. La primera fue un remate de lejos de Paredes, que pasó cerca del travesaño.

Cuando el equipo albiceleste lograba recuperar arriba, se veía lo mejor con un Messi incisivo y en su mejor versión de la Copa América. Pero, cuando no podía hacerlo, el equipo quedaba partido, sobre todo en la parte central sin coberturas y más preocupados por el accionar de los costados.

Así fue que, a los 19 minutos, Dani Alves armó una gran jugada desde el costado hacia el medio y metiendo un genial no look pass para dársela a Firmino que, como suele hacer cuando juega en Liverpool, apareció por un costado para mandar el centro al medio donde Gabriel Jesús entró solo ante la mala cobertura de Pezzella y el cierre tardío de Foyth. El hombre del Manchester City definió en soledad para el 1-0.

El problema del seleccionado argentino se vio bien reflejado en el tanto brasileño. La preocupación por los laterales y los extremos brasileño terminó provocando ciertos espacios en el medio que, un futbolista como Dani Alves supo aprovechar para descompensar las falencias de la defensa albiceleste.

Pero, y a pesar del primer tanto, Brasil no logró ser tan constante en estas libertades que permitió el equipo de Scaloni. De hecho, el seleccionado argentino, con lo suyo, logró equilibrar las acciones aún sin mostrar las versiones que supieron mostrar en partidos anteriores.

De todas maneras, alcanzó para tener una clara chance para el empate. De un tiro libre de Messi, Agüero cabeceó en el área y la pelota dio en el travesaño. En el rebote, la pelota quedó muy alta como para que un jugador la pudiera empujar y la defensa local la pudo despejar.

El partido, por momentos, se hizo áspero y con mucho roce. El árbitro tampoco contribuía a calmar los ánimos. Pero, aún así, Argentina no se descontroló. Messi siguió entrando en ritmo y en un contraataque donde dejó a dos hombres, asistió nuevamente a Agüero, pero su remate fue bien tapado por Marquinhos.

En la segunda parte, la actitud del equipo argentino no cayó, creció y fue el que impuso las condiciones en los primeros minutos. Así, a los seis minutos, una buena jugada individual de Agüero, terminó con un remate de De Paul llegando al área, pero que se fue por arriba.

Argentina lograba presionar bien a Brasil y llegar con bastante gente, sobre todo por el medio. Messi tuvo una situación muy clara donde, dentro del área, y de zurda, su remate fue al palo. En el rebote, le volvió a quedar a él, mandó un centro por lo bajo, que cruzó toda el área chica sin ningún hombre que la pudiera empujar.

Scaloni desarmó el mediocampo con las salidas de Acuña y De Paul para los ingresos de Di María y Lo Celso, respectivamente. Buscó abrir la cancha con el hombre del PSG y al de Betis buscó que sea opción para asociarse por el medio, pero los cambios no iban a dar resultado.

Es más, abrir la cancha provocó que el equipo quede descompensado en el medio y, en un contraataque, Brasil terminó por liquidar la historia. A los 26 minutos, Gabriel Jesús se escapó, le ganó la pelota a Pezzella ─de flojo partido─ y, ante el cierre de Foyth y Otamendi, se la dio a Firmino que solo tuvo que definir para convertir el 2-0. El Mineirao estalló de euforia y alegría.

El final del partido estuvo marcado por algunos roces, cruces entre rivales y por algunas polémicas. Lautaro Martínez, tranquilamente, pudo haber sido expulsado por un cruce con Firmino donde se sacaron chispas y se dijeron de todo. El árbitro Roddy Zambrano le perdonó la vida, pese a que ya tenía amarilla.

Y, a falta de cinco minutos, de un córner, no vio un claro codazo de Arthur sobre Otamendi que, tranquilamente podría haber cobrado penal. Ni siquiera fue llamado por el VAR.

Los brasileños corearon con cada toque de sus jugadores. El equipo de Tité se quedó con la semifinal por ser más contundente y por saber aprovechar los errores de la defensa argentina. En tanto, al equipo de Scaloni poco se le puede cuestionar en cuanto a actitud, porque salió a jugarlo de igual a igual y tuvo ocasiones, pero las chances que tuvo por mala suerte o falta de precisión no las pudo concretar. Además, de algunos cambios cuestionables nuevamente al entrenador.

Festeja Brasil, sigue sin recibir goles y parece más candidato que nunca a llevarse la Copa América. Ahora, espera en la definición por Chile o por Perú. 

Más noticias de NOTICIAS