INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

ANÁLISIS ESTADÍSTICO

Discriminación en el fútbol: ¿Los árbitros están en contra de los jugadores altos?

La próxima vez que vean a un jugador alto quejarse ante una amonestación de un árbitro, lo más probable es que se retracte. Un estudio realizado por dos académicos holandeses (Van Quaquebeke y Giessner) publicado en Soccer by The Numbers concluyó que los réferis amonestan más fácil a lo futbolistas de alta estatura.

Su conclusión es simple: "Muchas faltas cometidas en el fútbol son ambiguas, y no hay forma objetiva de determinar quién es el autor o la verdadera víctima. En consecuencia, los aficionados, así como árbitros se basan en una variedad de decisiones claves para juzgar este tipo de faltas” afirman los académicos. 

En el calor del partido, los árbitros se tornan protagonistas y tienen que tomar decisiones en un segundo. Entonces: ¿cómo juzgar lo que pasó... ? Pues Van Quaquebeke y Giessner creen que los encargados de impartir justicia usan las características físicas del jugador como indicio para determinar al autor y la víctima.

Para Giessner: "La altura se le vincula a los conceptos de fuerza, poder y agresión. Como resultado, las personas -en su mayoría- atribuyen la infracción al más alto de los dos jugadores”.
 

Un ejemplo claro es el portugués Pepe, juzgado en el mundo por su tamaño y exceso de fuerza / AFP
 

Para probar su idea, los autores recolectaron datos sobre todas las faltas registradas durante siete temporadas de la Bundesliga y la Liga de Campeones en el 2012 (la impresionante cifra de 85.262 y 32.142 faltas, respectivamente), junto con los datos en tres Copas del Mundo (alrededor de 6.440 faltas); con información sobre la altura del culpable y la víctima.

1. Se estableció que los jugadores que habían sido amonestados por una falta eran más altos que los que habían sufrido la infracción. De acuerdo con los árbitros, los jugadores más altos cometieron las faltas.

Para asegurarse que la diferencia no se debe a otros factores no considerados -como el hecho de que los defensores tienden a ser más altos que los centrocampistas y que pegan más debido a su posición en el campo, por lo tanto son amonestados por las faltas que hacen más que por su altura- los investigadores analizaron más faltas y la altura de la posición.

2. Las diferencias entre agresor y víctima eran mínimas: de hecho, sólo 1 cm en promedio era demasiado pequeño para ser razonablemente y detectable por el colegiado.
 

Gráfica de Soccer by The Numbers

Como siguiente paso, Van Quaquebeke y Giessner midieron la diferencia de altura real entre los dos jugadores implicados en la situación del supuesto que los jugadores más altos serían amonestados por cometer faltas gracias a la diferencia que había entre su altura y la del otro jugador. En otras palabras, un jugador como Mertesacker, Pepe, Schiavi, entre otros... tendrían más probabilidades de ver la amarilla por una falta sobre David Silva, Carlos Tévez o Lionel Messi. (Ver gráfico)
 

Acá se puede concluir: cuando la diferencia de altura es pequeña (1-5 cm), las probabilidades son 50-50 de que el jugador más alto sea amonestado. Sin embargo, cuando nos metemos en 10 cm, las probabilidades suben de manera significativa.

3. Según Van Quaquebeke y Giessner: "las personas bajas, cuando se les presenta una falta, son más propensos a cometérselas al más alto, respectivamente. Por otra parte cuando se presenta una situación de falta ambigua, los jugadores más pequeños tienen la probabilidad de caer al campo a diferencia de sus contrapartes; además tienden a atribuir el descenso de un jugador bajo por el oponente más alto".
 


 

"Cuando un jugador alto comete la infracción, se ve más aparatosa que cuando la comete uno de baja estatura sobretodo cuando es un delantero o un volante de creación. Es como si se chocara un camión con un Renault 4".

Wilmar Roldán, árbitro internacional colombiano.



4. En conclusión: ¿esto es una lección para los técnicos?... Elegir entre los once inicialistas a jugadores con diferentes alturas implica correr el riesgo de generar faltas o depende de quién sea el rival que este al frente. En este sentido, al juez se le puede complicar el partido.

 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.