Edwin Cardona y Wilmar Barrios desmienten la grave acusación surgida en Twitter

En Twitter surgió un rumor de que Cardona y Barrios habían participado de una fiesta con mujeres y que las amenazaron con cuchillos. Aún no aparecieron fotos ni videos del supuesto hecho y los jugadores lo desmintieron.

Por: Pasión Fútbol

La tranquilidad del plantel de Boca Juniors se ve alterada por una grave acusación que parte de un rumor surgido de Twitter que no tiene respaldo de pruebas ni tampoco una denuncia judicial como para que haya una investigación formal. Sí, tal y como está explicado. Todo empezó con dos tweets de un periodista que suele dar noticias sensacionalistas (que muchas veces son mentiras). Los mismos fueron replicados por una cuenta que divulga los escándalos, engaños y noviazgos de jugadores de fútbol y a partir de ahí se sumaron más periodistas a una ola que fue en crecimiento.

La grave acusación que les hicieron a Wilmar Barrios y Edwin Cardona fue que amenazaron con armas blancas a dos mujeres con las que supuestamente participaban de una fiesta en la que había drogas y alcohol en un hotel de Puerto Madero. Esta imputación contra los colombianos no tiene sustento en pruebas hasta el momento. En la misma red social en la que se instaló, replicó y difundió el rumor no apareció una foto ni un video. Ni siquiera un chat de Whatsapp (algo fácil de adulterar), que incrimine a los futbolistas.

Cardona habló públicamente del escándalo que se lo acusa.

Los medios de comunicación alimentaron la mentira porque le dieron entidad a esa versión y llegó a un nivel tal de veracidad que los propios Cardona y Barrios debieron salir a desmentir lo sucedido. Cardona contó: “Estábamos en el hotel donde concentramos y vino el peluquero que siempre nos corta el pelo. Llegó a las 21 y vino acompañado con dos mujeres porque nos dijo que después tenía una invitación. Ellas quisieron hacerse fotos con nosotros pero nos negamos porque no queríamos que se malinterpretara. Nos cortó el pelo y se fue. No hubo nada más”.

Los jugadores están asesorados por un abogado que investiga un posible intento de extorsión, mientras ellos están ahora en el centro de la escena y deben explicarle a sus familias que no participaron de ninguna fiesta, que no corrieron a ninguna mujer y que no estaban drogados ni alcoholizados, sino que simplemente recibieron a su peluquero para que les cortara el cabello.

Más noticias de NOTICIAS