INGRESA A PASIÓN FÚTBOL

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

o

Ingresa tus datos de usuario

Recordar mi usuario

INGRESAR
¿Olvidaste tu contraseña?

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Unete ahora

He leido y acepto los Términos y condiciones

REGISTRARME

Cancelar

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

REGISTRATE EN PASIÓN FÚTBOL

Felicitaciones!

Tu cuenta ha sido creada, pero necesitamos verificar si todo está correcto antes de que puedas empezar a participar de la comunidad de Pasión Fútbol.

Si en los próximos minutos no lo encuentras en tu bandeja de entrada, por favor, revisa tu carpeta de correo no deseado, esposible que se haya filtrado.

Recuperar contraseña

Para recuperar la contraseña ingresa a continuación los datos pedidos:

RECUPERAR CONTRASEÑA

Conectate con...

Facebook

Al registrarte estás aceptando los
Términos y Condiciones

INDISCUTIBLE

El Balón de Oro es tuyo, Leo

Messi volverá a jugar una final de la Champions League luego de una temporada sensacional en la que no sólo demostró, nuevamente, su capacidad goleadora, sino que se transformó en un jugador total que construye y asiste a sus compañeros.

En muchas oportunidades, la suerte de un equipo no condice con el nivel de su máxima estrella, y en otras, en cambio, el desempeño del astro construye el destino del conjunto. Esto es lo que sucede con Lionel Messi y el Barcelona. El astro argentino era, hace algunos años, la carta goleadora que usufructuaba los estiletazos precisos de Xavi y Andres Iniesta. Hoy, Messi se convirtió en un jugador total que no sólo es el goleador del Barça, sino que en todos los goles la pelota pasa por él.

Basta con rebobinar el partido ante el Bayern Munich para ver que en el primer gol habilita a Suárez con un pase delicioso, mientras que en el segundo la peina en el círculo central para que nuevamente el uruguayo asista a Neymar. Esta es una constante que se repite en todos los partidos del Barcelona: Messi, Suárez, Neymar, gol. El orden de los factores no altera el producto, todos son igual de generosos, más allá de que el argentino cuenta con una capacidad superior para dilucidar en tiempo y espacio cuál es el momento justo para pasar la pelota.

Hace diez meses, muchos –hasta el propio Blatter- se manifestaron en contra de que Messi fuera el ganador del Balón de Oro del Mundial porque el campeón había sido Alemania y James Rodríguez, eliminado en cuartos de final contra Brasil, el máximo goleador. “No mostró lo mejor de su repertorio en los partidos decisivos”, dijeron. “No apareció en las difíciles”, subestimaron los cracks de sillón, quienes se jactan de saber a la perfección qué hay que hacer en cada jugada, pero casualmente están viendo los partidos por televisión o en una grada.

Implacable: Messi lleva 53 goles en 53 partidos en esta temporada por todas las competencias.
 

Lo que hace Messi es majestuoso. Puso la vara tan alta que si no convierte durante tres o cuatro partidos consecutivos ya se dice que “algo le pasa”, pero seguramente en esos encuentros habrá dado varias asistencias. Para colmo, cuando ¡se lo subestima! por hacerle goles a equipos como el Córdoba o el Getafe, se despacha con dos obras de arte que le hicieron morder el pasto a Manuel Neuer (¿les suena?) el mejor arquero del mundo.

Siempre habrá un flanco abierto para poder pegarle a Messi. Sus detractores esgrimen, como último recurso, que esos goles como los que le convirtió a Neuer debería haberlos hecho en la Copa del Mundo. Mala suerte, los hizo en una semifinal de la Champions League ante el Bayern Munich supercampeón de Pep Guardiola.  

Quienes lo discuten todavía no entienden su magnitud. Todavía no nacieron cuatro defensores capaces de detenerlo a Messi durante 90 minutos. Todavía no se inventó una táctica que pueda neutralizar a este goleador devenido en jugador total, que si no marca, asiste y si no asiste, construye. Todavía Messi no ganó nada en esta temporada, pero puede obtenerlo todo. Sin embargo, lo que no se puede discutir por lo visto en estos meses es que, por escándalo, es el mejor jugador del mundo. 

Compartir Compartir Compartir

unirse a la conversación

Los puntos de vista y opiniones expresadas en este post son solamente las del autor y no representan necesariamente las de Pasión Fútbol.

Post destacados de hoy

CONCURSO PASIÓN FÚTBOL

Para participar debes completar lo siguiente:

El codigo ingresado es incorrecto

y conectate con...

Facebook

Ya estas participando!

Te enviaremos un e-mail con los resultados.