CASO REAL

El Villarreal no quiso a Javier Pastore por su físico

Muy flaquito, frágil, débil, veían los entrenadores de inferiores a Pastore. Hoy, deben estar arrepentidos.

Allá por julio de 2006, Javier Pastore jugaba en Talleres, club de su provincia natal, Córdoba. Su gran proyección a futuro llevó a que el por entonces joven fuera a probar suerte a Europa, en donde primero recaló en Francia, para probarse en el Saint Ettiene, y luego en el Villarreal de España.

El caso es que ningún equipo se mostró interesado en comprarlo y pulirlo de cara al futuro y en consecuencia debió volver a la Argentina, en donde fichó por Huracán, club en el que inició su exitosa carrera. Lo que llamó la atención del caso Pastore y Villarreal, fue que el club español no lo quiso argumentadno que era demasiado delgado.

Así como suena, si bien mostraba enorme habilidad y destreza, los dirigentes del club creían que el físico de Pastore no era del todo normal y desistieron de su posible fichaje. Es cierto que hasta el día de hoy su figura llama la atención, es un jugador alto y espigado que sufrió mucho por su cuerpo, en reflexiones que supo contar en alguna que otra nota.

¿No se estarán arrepintiendo en el Submarino Amarillo? Fácil es contar la historia con el diario del lunes, pero probablemente sí. Hubo muchos casos similares al de Pastore, como Enzo Francescoli, deshechado en Peñarol por su delgades para luego triunfar en Wanderers y River, entre otros.

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy