PERSONAJES

El árbitro que dirigió final de Champions y Copa Libertadores

La particular vida de Leo Horn, el árbitro que fue separado de su cargo por ser judío en época de guerra, sobrevivió a la resistencia para luego hacer historia en el fútbol. Fue el árbitro de dos finales de Champions League y Copa Libertadores, siendo el primero en hacerlo.

Cuna de mil historias, la Libertadores vio como Leo Horn, un holandés que durante la segunda guerra mundial fue suspendido por ser judío, llegaba a Sudamérica para dirigir el tercer partido entre Santos y Peñarol en 1962. Previo a ello había arbitrado Real Madrid – Fiorentina en 1957, siendo testigo de la segunda Champions League (por entonces Copa de Campeones de Euorpa) de Alfredo Di Stéfano y compañía.

Tras darse la curiosidad más insólita en la historia de la Libertadores, durante el partido de vuelta entre Santos y Peñarol de 1962, la CONMEBOL pidió a la UEFA un árbitro para hacerse cargo del desempate a jugarse en Buenos Aires. En efecto, fue Leo Horn el que se animó a cruzar el océano Atlántico y así convertirse en el primer juez en dirigir finales de los dos torneos más importantes del mundo a nivel clubes.

Final de la Champions 1961/1962. Se saludan Jose Águas y Paco Gento, capitanes de Benfica y Real Madrid ante la mirada de Horn. (fotoleren)
 

En 1941, a instancias del gobierno holandés, Horn fue desafectado por la Asociación Holandesa de Fútbol dado que era judío, y vio como al ser considerado parte de la resistencia, se llevaban a su hermano Edgar, asesinado luego en un campo de concentración. 

Horn sobrevivió a la fatal década de 1940, volvería luego a Sudamérica para comandar las acciones de la primera final de 1964 entre Nacional de Uruguay e Independiente, dirigiría dos años antes una nueva final de Champions entre Benfica y Real Madrid para luego retirarse en 1966. Murió en septiembre de 1995 dejando un legado histórico para el fútbol europeo y sudamericano.

Compartir Compartir Compartir

Post destacados de hoy